Innovar: una clave en la conservación de la cultura del esparto

Al Fresco – Museos Efímeros, proyecto que vincula el arte y la filosofía en entornos rurales, está trabajando actualmente en Habitar el esparto, iniciativa de residencias artísticas que se llevará a cabo en Villarejo de Salvanés, una de las zonas con más tradición espartera en la Comunidad de Madrid, y que se considera una acción enmarcada en el Plan de Salvaguarda de la Cultura del Esparto. Este es el primero de una serie de textos que nacen de la conversación con personajes involucrados en dicho plan.

***

Hace más de una década, se concibieron en España los Planes Nacionales de Patrimonio Cultural, “como instrumentos de gestión del Patrimonio para definir una metodología de actuación y programar las intervenciones, con el fin de coordinar la participación de diversos organismos de la Administración sobre unos bienes culturales complejos”. Entre ellos, a partir de 2010, nació el Plan Nacional de Salvaguarda del Patrimonio Cultural Inmaterial, con los objetivos de establecer intercomunicación y relación entre las distintas comunidades autónomas y el Estado español; fijar criterios, metodologías y líneas de actuación, vinculadas con la documentación e investigación; conservación de los aportes materiales de la actividad; y la difusión, promoción, revalorización y transmisión de las manifestaciones.

La coordinadora de esta iniciativa es la etnóloga María Pía Timón Tiemblo, con quien conversamos acerca de cómo el esparto fue declarado una manifestación que resultaba plausible rescatar, pues explica que la tradición que esta fibra natural alberga en sus múltiples usos, es representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de España, y como toda aquella que se encuentre en peligro de extinción, requiere de un especial cuidado y tratamiento por parte de la Administración para fomentar su permanencia.

En Andalucía, a raíz del seguimiento que realizan los expertos de las comisiones de las comunidades autónomas y las universidades, saltó la primera alarma en relación con la pérdida del esparto. Es entonces cuando decidieron invertir la cantidad de 60 mil euros en un proyecto que salió a concurso, con la finalidad de que se desarrollaran estrategias para evitar que desapareciera. La empresa encargada de llevar adelante dicho trabajo es Altiplano de Granada S.L, liderada por Pascal Janin, quien durante dos años realizó una labor de investigación y documentación profunda y sistemática, de la cual nacieron dos publicaciones: La salvaguarda del esparto y La cultura del esparto en España.

Asimismo, cuenta que dichos estudios llevaron a preparar un expediente para declarar el esparto como Patrimonio Cultural por la Unesco, en una candidatura conjunta en la que se sumaron Túnez, Marruecos, Argelia, Marruecos, Libia y España. Considerando que es un asunto que está en boga y a propósito de las residencias artísticas Habitar el esparto, creadas por Al Fresco – Museos Efímeros, en la Comunidad de Madrid, tocamos junto a María Pía Timón Tiemblo el tema del arte como una forma de resignificación de la tradición.

¿Qué papel juega el arte dentro del Plan de Salvaguarda del Esparto?

El Patrimonio Cultural Inmaterial habla de unos conocimientos transmitidos y recreados. Pero está claro que si las actividades del esparto se mantienen y se siguen elaborando productos que en el pasado tenían un uso social importante, lógicamente tenemos que evolucionar. No podemos hacer objetos que no tengan ningún sentido en la actualidad. Por ello, creo que si los artesanos realizan productos deben seguir la línea del componente artístico, incluso del diseño. Hace algún tiempo, en Murcia, tuve la oportunidad de asistir a un congreso y conocí a unas personas que se dedicaban a diseñar piezas para hoteles de alto standing. Siempre y cuando cuando se mantenga la técnica, ¿por qué no derivar en otras vertientes, que ofrezcan un sentido interesante?

¿Qué retroalimentación reciben de los esparteros que se dedican al oficio del esparto en cuanto a las acciones del Plan?

Los artesanos consideran que era algo que no se valoraba desde el punto de vista cultural y el hecho de que esté incluido en un plan nacional les ha parecido fantástico. También, hemos tratado de promocionar, desde nuestras posibilidades, el trabajo que realizan. Por ejemplo, creamos el Premio Nacional de Artesanía, y se le concedió a Ubedíes Artesanías, taller de Jaén que mantiene viva la cultura del esparto. Este premio estaba vinculado con la arquitectura tradicional y las técnicas de oficios relacionados, y finalmente fue otorgado a ellos porque consideramos que muchos productos de esparto pueden ser elementos arquitectónicos importantes.

¿Cuál es la clave dentro de los procesos de salvaguarda y conservación del esparto como manifestación cultural?

Creo que una de las cosas más importantes es innovar, porque no podemos fosilizarnos en el tiempo. Si algo tiene de característica el patrimonio cultural inmaterial es que es dinámico y activo, que se mueve y está vinculado con los procesos sociales. Por eso, desde mi punto de vista, la innovación es uno de los elementos que pueden garantizar la perpetuación de estas manifestaciones.

Y de cara a la ecología, ¿cuáles son las exigencias?

La mayoría de estas actividades, si los procesos se siguen desarrollando de manera tradicional, son respetuosas con el Medio Ambiente. Está demostrado que la recolección del esparto, según los expertos, contribuye con el mantenimiento de la flora. La planta del esparto, si no se arranca, termina muriéndose, y continuar trabajando con ella es esencial para mantener ese equilibrio medioambiental.

En el ámbito rural, que es donde se encuentran los campos de esparto, ¿tienen garantía de un espacio para el futuro?

Esa es una asignatura pendiente en la que deberíamos todos: las instituciones, las asociaciones, los colectivos, los ayuntamientos, contribuir de una manera puntual. Ahora mismo no existe una política tan clara como se requiere, y creo que podría darse un apoyo más específico del que está teniendo.

En el marco del Plan de Salvaguarda, ¿considera importante la visión que ofrecen las prácticas artísticas contemporáneas?

Las actividades y proyectos artísticos son acciones de salvaguarda que contribuyen con la transmisión y revalorización del esparto, sobre todo ahora. Es cierto que antiguamente tenía unos usos domésticos y productivos, según lo que demandaba la época, pero creo que los valores que tiene ahora van de la mano con las perspectivas artísticas.


Las fotografías fueron tomadas del Plan de Salvaguarda de la Cultura del Esparto, del Instituto del Patrimonio Cultura de España, MECD. Autora: Esther San Vicente

Tags:

  • María Laura Padrón

    Valencia, Venezuela, 1992. Transeúnte y periodista. En la búsqueda permanente de las historias detrás de los rostros, gestos, pisadas. Haciendo malabares en este mundo circense, en el que aspira jamás perder la capacidad de asombro ante lo que, en apariencia, resulta nimio. Su trabajo periodístico ha sido publicado en los diarios venezolanos El Nacional y Notitarde y en la revista digital Clímax. En España, en El Plural y Diario16 y en la revista penúltiMa.

  • Mostrar comentarios (0)

Your email address will not be published. Required fields are marked *

comment *

  • name *

  • email *

  • website *

18 − 3 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ads