Aurelio Abreu, Cabildo, Tenerife

Entrevista a Aurelio Abreu

Vicepresidente del Cabildo de Tenerife

Son las diez de la mañana y el vicepresidente del Cabildo de Tenerife, Aurelio Abreu Expósito, llega puntual. La reunión con el presidente Alonso ha terminado en hora, y deja atrás la mesa de trabajo para sentarse, cercano y próximo, en una silla de respaldo negro. Coge un folio en blanco y un bolígrafo, no hay quien le acompañe en los próximos minutos salvo sus propias reflexiones y comienza pausadamente a hablar bajo la luz del día.

Aurelio Abreu, Tenerife, Cabildo
Aurelio Abreu, vicepresidente del Cabildo de Tenerife

¿Por qué decidió ser político?

A finales de la dictadura y principios de la democracia yo ya estaba involucrado en política. Cuando hice la carrera de Magisterio, de 1976 al 79, ya estábamos estrechamente implicados en política. En aquel momento, Juventudes Comunistas y Partido Socialista íbamos de la mano, y yo tenía ese gusanillo de luchar por la democracia, la libertad y por tantas cosas que en aquel momento eran necesarias.

¿Y aún mantiene sus ideales o la práctica política los ha ido matizando?

No, yo creo que el hecho de haber estado de alcalde en un municipio pequeño donde el contacto con la población es diario, hace que se conserven. Yo concibo, desde luego, que en política, algo fundamental es el contacto con las personas. Los principios se siguen manteniendo exactamente iguales.

Una pregunta elemental, ¿qué hace un vicepresidente?

En este caso, en el equipo de Gobierno del mandato de esta legislatura, mantenemos el pacto con Coalición Canaria. El presidente es de esta formación y el vicepresidente primero soy yo, del PSOE. No solo se trata de la coordinación de las áreas que lleva el Partido Socialista, sino también de cómo en el Cabildo, que tiene una gestión trasversal, se coordinan las diferentes áreas independientemente del color político, además de sustituir al presidente en aquellos asuntos, por ejemplo estando fuera de la isla, que sean necesarios. Reitero, independientemente del color político que los gestione.

¿Se nota en su toma de decisiones que está trabajando con una formación tan ideológicamente diferente de usted como es CC?

Lo que pasa es que en el Cabildo de Tenerife, al ser una corporación local, con unos mecanismos parecidos a un ayuntamiento, pero con una visión muy insular, aquí no se legisla, aquí no se tramita ninguna proposición no de ley como en el Parlamento y, por lo tanto, la gestión del día a día tiene mucho más que ver con las necesidades de los ciudadanos y con las necesidades en general de la isla que con un planteamiento más ideológico. Eso sí, marcando la impronta, porque nosotros, en las áreas en las que ha gobernado el PSOE, llámese Educación —en el mandato anterior—, llámese Servicios Sociales, sí implementamos y aplicamos una serie de medidas y de criterios, de políticas sociales en la isla que fueron únicos y pioneros. Por ejemplo, el Anillo Insular de Políticas Sociales, llevando y acercando ese servicio especializado a las comarcas, creando nueve centros de atención para personas con alzhéimer, párkinson, que fue la primera vez que se hacía. Creo que ahí marcó la impronta el PSOE, así como en la política de becas, exactamente igual. Como ocurre en las políticas que en este momento interesan a los ciudadanos y que creo que están en la agenda para resolverlas, como puede ser el tratamiento de aguas, el ciclo integral del agua, o el tema de medioambiente, que es crucial para la isla de Tenerife y que lo hemos puesto como una prioridad en este mandato.

Sobre ese tema quería hablarle, porque usted fue miembro de la Comisión de Medio Ambiente de la Federación Española de Municipios y Provincias, ¿comparte la apuesta del presidente Alonso por el gas?

Vamos a ver, aquí hay que compaginar las energías que alternativamente puede tener la isla. En este caso, en las energías limpias como pueden ser la eólica y la solar, el Cabildo de Tenerife es pionero. Ha sido una prioridad para nosotros, y creo que somos los que más producimos energía limpia, llámese eólica o solar, con todas las inversiones que se han hecho en el municipio de Granadilla y de Arico. También coparticipando en el parque eólico de Punta de Teno, que es de los más rentables de España en cuanto a horas de viento, dada la influencia de los alisios en aquella zona. Y, por supuesto, si en algún momento, como consecuencia de una política que se decide en el Puerto de Granadilla, [tenemos] lo del gas licuado, pues también estamos de acuerdo.

Aurelio Abreu, Cabildo de Tenerife

Sin embargo, el presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, se niega tajantemente a la apuesta del gas y dice que «es solo para favorecer a lobbies gasísticos». ¿Qué le parece?

Bueno, pero de la misma forma que se favorece, con lo que yo no estoy de acuerdo, compañías como Red Eléctrica o como Endesa, que también están privatizadas. Por lo tanto, lo que hay que hacer es lograr una competitividad y que la inversión canaria en la energía eólica o fotovoltaica pueda ir de la mano en el tema de la producción o del porcentaje que se quiera poner de gas licuado. Si hay un interés general por parte de la Administración y un control, que anteponen los intereses de la ciudadanía a los intereses de las empresas, desde luego sería un sistema compatible. En Europa, y en España, está siendo rentable la combinación de estas energías con el gas, y en Tenerife no vamos a ser menos.

El camino que está marcando El Hierro es interesante.

Bueno, creo que hay comarcas de la isla de Tenerife que pueden ser un ejemplo a seguir, como El Hierro. Aquí estamos proponiendo dos actuaciones para saltos hidroeléctricos, como es el de los Silos o el de la zona de Güímar. Pueden ser dos comarcas potencialmente aprovechables en este sentido. Y el ejemplo de El Hierro para una población en torno a los doce mil o quince mil habitantes puede ser extrapolable a algunas comarcas, pero tener una isla al cien por cien, como en tienen allí, en una isla como Tenerife, con un millón de personas y con el consumo habido… Ojalá lo podamos conseguir en un futuro.

¿Cómo ha cambiado, a sus ojos, la vida política insular desde sus inicios en el Ayuntamiento de Buenavista del Norte?

No ha cambiado nada. Los ojos siguen siendo los mismos, pero con más edad. Quiero copiar la frase que decía una extraordinaria persona que lleva la gerencia de una cadena hotelera en la isla de Tenerife, que ponía en valor el trabajo de los empleados, ese lado amable cuando recibimos al turismo… Pienso que «sonreírle a la gente con los ojos» es lo mejor que puede pasar. Y cuando tú miras a alguien con lealtad, honestidad, con sinceridad, con transparencia es lo mejor que puede ocurrir, y eso, como yo no lo he cambiado, pienso que en general tampoco.

¿Y el panorama nacional? Habiéndose cumplido ya 40 años de aquellas elecciones de 1977.

Creo que hay que poner en valor lo que pasó en el año 1977,  cuando se cumplen los 40 años de la primera vez que yo ejercía mi voto. Un voto democrático es lo más saludable y lo mejor que me ha podido pasar a mí, como persona, y a la democracia en general. Escuchaba estos días una entrevista en la que estaba el hijo de Adolfo Suárez, el hijo de Nicolás Redondo —uno de los miembros más amables de la UGT—, también el hijo de Santiago Carrillo junto a otra persona más del PP cuyo nombre no recuerdo… Yo creo en la labor de estas personas por la Transición, la de poner en valor aquel tiempo para la democracia y la integración en Europa, para conseguir libertades y derechos y lo que ha conseguido España en escasamente cuarenta años. Lo cual en Europa ha costado ochenta o noventa años. Las políticas que se han aplicado en España, sobre todo del PSOE, y hay que decirlo así, la política de igualdad y derechos que han implantado los gobiernos de Zapatero o la universalización de la Sanidad o la Educación en los primeros años de Felipe González, desde luego han marcado un antes y un después en la democracia. Y España siempre ha sido un referente en Europa, a pesar de lo joven que es la democracia.

¿Qué le parece el acuerdo al que ha llegado NC con el PP para aprobar los presupuestos?

Yo creo que aquí ha habido una puesta en escena a ver quién obtenía el mejor regalo de reyes entre CC y NC. Lo digo porque a mí me parece bien el consenso, el acuerdo, pero lo que no me parece bien es que los presupuestos solo se vean en clave canaria.

Dicen que los vascos han sabido aprovecharse mejor de la situación.

Sin embargo, cuando los vascos plantean un gobierno con el PP, que ronda los cuatro mil millones de euros, lo hacen en el Foro Económico Vasco, lo hacen pensando que los recursos que vengan a esa tierra vayan dedicados a Dependencia, a Sanidad, a Educación y a formación y a Empleo. Han pedido en los convenios y en el pacto con el PP parques tecnológicos, que son los que han logrado que el País Vasco esté en este momento en torno al siete u ocho por ciento del paro a nivel nacional mientras que en España estamos al veintitrés por ciento y en Canarias ronda el treinta… Esa es la diferencia que hay entre la negociación del PNV, con historia, con democracia, con servicio, que es lo que quieren implantar en esa comunidad autónoma. Mientras que aquí la negociación ha estado vinculada a obras, a grandes infraestructuras. Que por otro lado, estoy convencido, y ojalá que no, que cuando el Presupuesto del Estado entre en vigor, que será a mitad de julio, llegará el mes de septiembre, llegará el señor Montoro, volverá a recortar los Presupuestos porque hay que ajustarlos con la Ley de Regularización Presupuestaria, ya que Europa exige equilibrio y pagos de deuda que no se lo puede permitir España si mantiene el Presupuesto abierto hasta el 31 de diciembre, y nos encontraremos con la desagradable sorpresa que los recursos que vienen a Canarias no los podremos ejecutar.

Entonces, hemos estado negociando un presupuesto que, de cara a la galería y a un posicionamiento político que entre CC y NC, puede ser interesante. Pero la realidad, la triste realidad es que van a ser unos presupuestos que no se van a poder ejecutar.

Entonces, ¿ha sido una actitud “caritativa” con Canarias?

No, ha sido una actitud inteligente por parte del PP porque ha conseguido el apoyo para aprobar el PGE, y creo que ha sido una falta de miras, de visión política. Porque el PGE yo los valoraría más desde el punto de vista de conseguir que no haya recortes en becas, ni en Educación, ni en Dependencia, como ha pasado. Hay que tener en cuenta que los recursos económicos de los Presupuestos del 2017 del Estado para España y, por lo tanto, para la población que lo necesita, está en índices inferiores a lo que estaba en el año 2008 o 2009 en plena crisis. Eso es un significado de cómo se miran los Presupuestos. Hay que tener una visión mucho más amplia y ver unos Presupuestos cuando hay un interés general, y el interés general para este país también lo es para Canarias: la Dependencia, la Educación, la Formación, el empleo para los jóvenes… Que esos jóvenes talentos no tengan la necesidad de irse del país.

Aurelio Abreu, Cabildo de Tenerife

Hubiera dicho que no a los PGE.

Yo hubiese dicho que no porque el PSOE dijo que no en el Parlamento.

Tal y como decía Rousseau: «el hombre es bueno por naturaleza». ¿Comparte esa afirmación?

El hombre es bueno por naturaleza… Depende de cómo actúe y de cómo lleve sus principios a la realidad social. Creo que el contacto con la ciudadanía es lo que te da esa afirmación. Yo, por lo menos, he logrado no alejarme de ese principio y, desde luego, el día que yo atisbe cualquier movimiento, lo dejaré.

Entonces, ¿cómo le explicaría a la ciudadanía los casos de corrupción? Sabiendo que esta ha aumentado en 12 puntos como la preocupación principal de los españoles.

No es solo explicárselo, es compartir su preocupación. Compartirla es estar del lado de la población. De hecho, cuando la población castiga a los partidos políticos que han estado inmersos en casos de corrupción, hay que apoyarla y felicitar a la población para que reaccione. Creo que los partidos se han dado cuenta. Hemos tomado medidas como los códigos de intervención dentro de los partidos, por lo menos en el PSOE, y en ese sentido hay que seguir trabajando.

¿Le hubiera gustado estar en la moción de censura?

Me hubiese gustado estar. Yo fui senador, estuve seis años en el Senado, y es lo máximo que uno en política puede estar: poder representar a tu comunidad autónoma en esa Cámara territorial. Tuve la oportunidad de intervenir en leyes que significan derechos para los inmigrantes con respecto a la Seguridad Social y para mí fue referente Matilde Fernández, que fue ministra de Felipe González, en derechos y en trabajar por la igualdad en este país.

La moción de censura ha colapsado la vida política de estos días.

Sí, pero también ha puesto en valor lo que defienden unos y lo que defienden otros. Creo que la unidad de España debe estar por encima de todo, teniendo en cuenta que los principios de cada territorio deben formar parte de un país federal. Esa unidad debe estar por encima de todo. Y en esos discursos hemos contemplado quién está en un lado y quién está en el otro. Y la responsabilidad de un país que sale de la crisis, que tiene que anteponer algunos temas de interés partidista para que el interés general salga adelante, yo creo que se ha puesto en valor, como ha hecho el PNV.

¿Y es posible que el PSOE recoja el testigo de esta moción y la plantee para diciembre?

El PSOE está en un momento clave de su historia. El partido siempre ha sabido sobreponerse a las adversidades, son 138 años de historia importantes para la democracia, y este es un momento clave. Hay unas primarias que le han dado el apoyo mayoritario a Pedro Sánchez, quien está configurando un equipo de gente muy noble y trabajadora, muy sensata, en las diferentes comunidades autónomas, como con Patxi López o Cristina Narbona, la cual marcó un antes y un después en la lucha contra el cambio climático. Y estoy seguro de que el PSOE, en este momento histórico de la democracia, volverá a ser la referencia en este país, y así se convertirá en el partido mayoritario de la izquierda, con absoluta seguridad.

Retomando de nuevo a la ciudadanía, la cual está desafectada de la vida política del país, que no confía en sus representantes y cuyo derecho al voto se ha convertido en algo que desdeña. ¿Cómo recuperaría su confianza?

Con muchísima humildad. Con muchísima sensatez. Los principios de cumplir con los compromisos que uno adquiere ante los ciudadanos es la clave: la confianza. Y esa confianza la dan las medidas que se toman en los partidos. Uno lo ve en actuaciones como las que toma el partido del Gobierno que, independientemente de su situación personal o los casos que pueda tener el PP, reflejan su actitud cuando las acciones que se toman tienen que ver con las pensiones, la Sanidad, el cambio climático, con medidas que económicamente puedan afectar a las familias… Puede y tiene que ver que cuando hay una Ley de Dependencia que el PP ha cercenado y no aplica con los Presupuestos… Son razones para que volvamos a recuperar desde la izquierda los principios de actuación y volvamos a ser mayoritarios en este país.

Aurelio Abreu, Cabildo de Tenerife

¿Es la regeneración política la clave?

Sobre todo la regeneración. No solo el cambio generacional, sino actitudes que hay que cambiar en los partidos políticos. Y aquellos casos en los que se esté inmerso en un tema de corrupción, tomar las medidas drásticas con respecto a ese tema. La confianza que debemos ganarnos de los ciudadanos está en el día a día de la actuación.

Con respecto al Cabildo de Tenerife, en el año 2017 obtuvo un presupuesto histórico de unos 800 millones de euros. Esto junto a los fondos del FDCAN, del MEDI (Marco Estratégico de Desarrollo Insular) y del REF suponen una inyección en la economía canaria. Por lo tanto, ¿lograremos, por fin, salir de la cola del desempleo y educación o seguiremos, tal y como mostraba una caricatura del humorista Padylla, en el mismo estado desastroso que en 2009?

El hecho de haber estado muchos años haciendo referencia y pensado solo en el sector turístico creo que nos ha perjudicado a lo largo del tiempo. Sobre todo en aquel más vinculado a la construcción. La crisis nos ha llevado a cifras de paro que en este momento son preocupantes para Canarias y para el país, pero, sin embargo, el Cabildo de Tenerife en los últimos dos o tres años, con sus políticas de empleo y con el apoyo a la pequeña y mediana empresa, con esos incentivos al emprendedor para generar confianza y crear puestos de trabajo, y los niveles de formación en cuanto a becas, ha invertido más que la Comunidad Auónoma en proporción con el presupuesto de esta. Y ese es otro ejemplo que deben de seguir algunos cabildos mayoritarios, como el de Gran Canaria o la propia Comunidad Autónoma, a la hora de aplicar las políticas de empleo. No podemos estar solo con aquellos contratos de seis meses o de un año que significan que vuelven a engrosar las listas del paro. Hay experiencias aquí en las que hemos ido acompañando a jóvenes emprendedores durante un tiempo prudencial de seis meses a un año, donde hemos podido ver la consolidación de su empresa, de su nivel de formación y que se convierte en un puesto de trabajo mucho más seguro que el que teníamos hasta ahora.

Hay que invertir en las personas.

Hay que invertir en las personas. De hecho, el presupuesto del Cabildo entre el área de Políticas Sociales y el área de Empleo es prácticamente el cincuenta por ciento del total. Teniendo en cuenta que el Cabildo, dentro del contexto isleño, es el que menos emplea sus recursos en funcionarios, escasamente el veintidós o veintitrés por ciento. Eso quiere decir que con los magníficos profesionales que tenemos estamos dedicando la mayoría de los recursos a las personas. Y si seguimos en esa línea y el Gobierno de Canarias nos acompaña, al que le estamos exigiendo que aplique junto al Cabildo las mismas políticas de empleo, creo que podríamos reducir la dependencia de lo que ha significado la construcción y el sector turístico.

Se ha invertido en todas las cuestiones que ha nombrado, pero, ¿cree necesaria un canal de televisión en la TDT del Cabildo de Tenerife? ¿O es fruto de las “vacas gordas” que se están viviendo?

No, en absoluto. El Partido Socialista ha puesto como condición, de acuerdo con CC y el grupo Podemos, que la TDT esté exclusivamente vinculada a la formación e información sobre políticas de becas y la cultura de la isla de Tenerife. No va a haber publicidad, no vamos a permitir que entre ninguna plataforma privada y que, por lo tanto, sea estrictamente formativa. Lo podríamos hacer desde el punto de vista de las nuevas tecnologías y es lo que vamos a hacer con la TDT. No vamos a hacer una competencia desleal a la privada que pueda haber en Canarias o en Tenerife.

¿Y qué opina de las declaraciones del presidente Fernando Clavijo al describir a Canarias como la “futura Dubái o Singapur”?

[Pausa] Creo que hay sueños que matan. Hay que ser prudentes, poner los pies en la tierra, hay que ser muy conscientes de que Canarias cuando más recursos ha tenido, antes de la última crisis, no fue capaz de poner en valor ni las nuevas tecnologías, ni la inversión en I+D, ni apostar por los parques tecnológicos, ni apostar por nuestra juventud y, de hecho, dependíamos de la construcción y estamos teniendo esas consecuencias. Hay que aspirar a ser una comunidad autónoma que ocupe un lugar estratégico desde el punto de vista intercontinental. Nosotros debemos de ser una plataforma de desarrollo entre Europa, América y África. Tenemos un continente africano que depende mucho, si quisiéramos, de nosotros y viceversa. Deberíamos de tender puentes para que la formación que se pueda hacer en esos países pueda generar empleo y a su vez procure estabilidad en el territorio. Hay territorios de países africanos que están en un conflicto permanente y que nos puede beneficiar egoístamente desde el ámbito turístico, pero cuanto más estabilidad tenga ese país más estabilidad tendrá Canarias, más estabilidad tendrá el mundo y más estabilidad tendrá nuestro planeta Tierra. Es en la unidad de la Comunidad Autónoma, de los cabildos, de los ayuntamientos, del Ministerio, porque hay que convencer también al Gobierno de España, que cuando se invierte en Senegal, Mali, en África, como lo hizo María Teresa Fernández de la Vega siendo ministra de Asuntos Exteriores, a través de una escuela-taller, en treinta jóvenes, estábamos invirtiendo en Canarias y, a su vez, en Europa. Que esos talentos jóvenes allí pueden conseguir riqueza, un puesto de trabajo, que puedan una vida digna porque no los aísla de su entorno familiar y geográfico, es lo mejor que le podría pasar al continente y a la paz en el mundo.

Por lo tanto, yo le aconsejaría eso a Fernando Clavijo, que en vez de llevar esa ilusión en la mochila, lleve más la proximidad al continente africano.

Esa ilusión podría verse empañada si se consigue la reforma de la Ley Electoral Canaria, aunque el presidente Carlos Alonso no esté de acuerdo.

Lo que hay que conseguir es equilibrar a las islas teniendo en cuenta que hay islas pequeñas que por su población no pueden estar supeditadas por eso mismo, como es el caso de El Hierro, La Palma o La Gomera. Hay islas que han crecido últimamente, como Fuerteventura o Lanzarote, y que no están acordes a la representación que tienen en el Parlamento. Por lo que hay que lograr un equilibrio entre lo que es el territorio y lo que es la representación por población. Y esta comunidad autónoma si algo debe de poner en valor es la unidad de las siete, u ocho, islas. Que no haya ninguna supremacía de una sobre otra y que incluso la representación parlamentaria pueda jugar un papel de desarrollo económico integral, lo cual sería el objetivo prioritario. Esa prioridad debe de estar por encima del interés que un partido político, el que sea, pueda tener al querer una representación.

Y que hable el sentido común.

Sí, y desde luego el objetivo prioritario, que a veces ni lo ponemos en el discurso de a diario ni provocamos un debate en los medios de comunicación, es el que significa cambiar la Constitución Española para introducir en ella algo tan elemental como que el Sistema de Financiación Canario esté marcado por ley, y no esté supeditado a que un determinado político gobernando en Canarias pacte con alguien en Madrid. Eso debe de ser el foro de nuestra idiosincrasia: la financiación. El hecho de estar nosotros en el Atlántico, comunicados solo por avión o por barco y las dificultades que conllevan una región ultraperiférica, debe de estar marcada en nuestra Carta Magna.

¿Por qué está la financiación de Navarra o del País Vasco y no está Canarias? Yo creo que aquí no se ha puesto el énfasis necesario, no se ha puesto en la agenda política como una total necesidad, porque estoy convencidísimo de que estando nuestro sistema de financiación en la Constitución no habríamos de estar supeditados a subvenciones ni a convenios.

¿Y por qué no se ha logrado?

Ha faltado altura de miras en la discusión política en el Parlamento. Y a veces, en el día a día de la negociación con el Gobierno central para conseguir el objetivo y esa fotografía de, como decíamos antes, ese regalito de reyes para ver quién da más o menos, nos ha llevado por un camino que no me parece el correcto.

Tal vez el Partido Socialista de Canarias, con la próxima elección de su secretario pueda tomar algún rumbo.

Estoy convencido de que sí. Mezclar la experiencia con la gente joven y que haya nueva producción ideológica es la clave. No solo pensando en orgánico sino pensando en lo que significa para Canarias luchar por los derechos que creemos que deberíamos de tener, como energías limpias, una educación propia, una formación que nos hagan jugar un papel crucial.

¿Y quién cree que cumplirá mejor ese perfil: Patricia Hernández, Fernando Aguilar o Ángel Víctor Torres?

Puede haber otro candidato o candidata. Esperamos que la impronta de la formación de Pedro Sánchez se mantenga y que ese congreso federal marque la pauta en las diferentes comunidades autónomas.

No se decide todavía.

No, todavía no. Vamos a esperar al posicionamiento de los militantes.

Escribía hace algunas días el artículo “Los guardianes de nuestra democracia” sobre el futuro de la profesión periodística. Muchas veces son los propios medios quienes pecan de sesgos ideológicos y parcialidades, pero, en el caso de los políticos, ¿qué opina sobre esa praxis que se lleva a cabo de negar continuamente los hechos aunque estos estén contrastados?

Forma parte de esa amalgama que ha propiciado la desilusión y desconfianza de la población en la clase política. Así se han creado movimientos como el propio Podemos, que ha significado la unión de mucha gente descontenta. Creo que lo peor que le puede pasar a una persona que esté en política es negar la realidad. Cuando se afronta con transparencia y con absoluta lealtad a la confianza de la población esta se volverá a ganar.

Para mí, que llevo años en política y que empecé luchando contra la dictadura, siendo objeto de una persecución policial en aquellos momentos en La Laguna, habiendo pasado alguna noche entre rejas por defender la libertad, creo que lo más preciado que me ha pasado es ser depositario de la confianza de la gente. Como cuando alguien se te acerca para contarte incluso su situación personal o familiar, o que alguien te diga gracias por escucharme, eso es lo mejor que me ha podido pasar. Hay que poner en valor ese tipo de cosas.

Conservarla.

Por supuesto. Y el día que uno pierda esa identidad y ese principio, es libre de dejarlo e irse a su casa.

Cambiando de tercio, ¿cuáles son sus aspiraciones políticas en este momento?

En este momento es consolidar en la isla de Tenerife aquello que hemos firmado en el pacto con CC, que es invertir muchísimo en políticas sociales. Hay que mejorar el tema de dependencia, hay que ampliar el número de residencias para que nuestros mayores tengan el apoyo adecuado junto a la apuesta por una extraordinaria colaboración con los ayuntamientos para una magnífica atención domiciliaria: a toda aquella persona que podamos atender en su entorno familiar con un cuidador o cuidadora, y así se propicien los últimos años de una persona de forma saludable y agradable. Por otro lado, seguir apostando desde el Cabildo para que la Consejería de Sanidad, de una vez por todas, crea en la Sanidad pública de la isla de Tenerife, terminando el hospital del norte y del sur, para descongestionar los hospitales de referencia y sacar gente de la carretera para que no se vean en la necesidad de acudir al área metropolitana. Y, desde luego, transferir a los ayuntamientos aquellas competencias que puedan ser ejercidas por estos, confiar en ellos.

Así que ve bien que la Ley del Suelo proponga una ampliación de las responsabilidades de los ayuntamientos.

No, veo bien que los ayuntamientos, en cuanto al Plan General, tengan la legitimidad que les da el tener el apoyo de los ciudadanos. Si un municipio aprueba un Plan General y cumple con los requisitos que marque el PIOT (Plan Insular de Ordenación del Territorio), con el Plan de Ordenación del Territorio de Canarias y no transgrede ninguna ley supramunicipal, pues tiene la autonomía para calificar ese suelo. Pero hay unos criterios que son los planes territoriales en cada una de las islas que da la tranquilidad, a los que estamos en el Cabildo, de que el ayuntamiento, el que sea, no pueda calificar de rústico a urbano un suelo que esté protegido, ni uno que tenga protección agrícola o de interés general para grandes infraestructuras. Eso no lo puede hacer sin tener el visto bueno de los planes territoriales del Cabildo. Ahora, lo que no tiene sentido es que un ayuntamiento, para dar una licencia en cuanto a la renovación de una zona agrícola, haga esperar a un empresario de ocho a nueve meses. Pero con la tranquilidad de que la Ley del Suelo no va a permitir el que haga cada uno lo que quiera.

¿Hay futuro en el pacto de gobierno con Coalición Canaria?

Yo tengo la seguridad, y lo he dicho siempre, que no voy a perder ni un segundo de tiempo en cuanto a la posibilidad de estar o no estar. Nosotros firmamos un pacto con CC, haciendo referencia a los principios del PSOE, y reitero, no vamos a perder ni un segundo en la posibilidad de que esté o no esté el PP, y si CC toma la decisión de romper el pacto, que lo haga. Y en ese momento haremos una oposición constructiva en la isla de Tenerife. Pero tal y como ve uno en los medios cómo se desestabilizan las instituciones, poner en riesgo una política consensuada que beneficie a los ciudadanos, es malo para la democracia. Estar continuamente desestabilizando a las instituciones es lo peor que nos puede pasar.

Habla del Gobierno de Canarias.

Sería una insensatez volver a desestabilizar poniendo y quitando consejeros. Quiero recordar simplemente que la ruptura del Gobierno con el PSOE y la constitución completa del gobierno de Fernando Clavijo fueron seis meses entre un nombramiento y otro. Seis meses donde la población no tenía Director general, al viceconsejero o al Jefe de servicios. Es decir, son pérdidas acumuladas a una comunidad autónoma que sufre las consecuencias de la crisis y que sufre las consecuencias de la desorganización administrativa, que esa es otra.

¿Cómo le gustaría ser recordado, señor Abreu?

Como uno más de la población, como me recuerda mi madre, mi mujer y mis hijos. Con absoluta normalidad. Procuro serlo en el día a día, en mi término municipal de Buenavista paso ratos muy agradables jugando al envite en el Palmar o yendo a coger papas. Para mí eso es lo más importante y, lo vuelvo a decir, el contacto con la gente y haber trabajado para las personas. Siempre he llevado implícito en mí, desde que fui alcalde, las políticas sociales. Buenavista tiene hoy los mejores hoteles, la residencia de mayores, el centro ocupacional, y para mí esa es la referencia. Prefiero que me recuerden por eso.

Fotografías de Ariadna Martínez

Tags:

  • Mostrar comentarios (0)

Your email address will not be published. Required fields are marked *

comment *

  • name *

  • email *

  • website *

20 − catorce =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ads

Te puede interesar