Màxim Huertas, Pedro Sánchez, Julen Lopetegui, 17

La poesía de los números

Lentillas caídas

Pepe Vera, Lentillas caídas, La poesía de los números

Con el arte y la lectura he aprendido a interpretar las matemáticas de una manera diferente, más creativa. Por ejemplo, con la numerología que me divierte y aplico en muchos de mis proyectos creativos. Es el caso del número 17 que siempre me persigue y sirve de pista.

***

De 17 nuevos ministerios Màxim Huerta fue el ministro de Cultura número 17 desde la Primera Legislatura de nuestra actual democracia.

Ni Pedro Sánchez ni Julen Lopetegui parecen ser tan buenos seleccionadores. El nuevo presidente dejó el deporte en manos de su fichaje más mediático. El ahora exministro Huerta confesó que el deporte no es su fuerte a través de varios Tweets, ya interpretados, disculpados y matizados. Sin embargo no fue tan sincero con las cifras al fisco. Tras seis días de “cacería al ministro”, Màxim descansará el séptimo.

Los antecesores del Sr. Huerta no eran precisamente deportistas de élite, incluso algunos de dudosa cultura democrática. En 1996 lo fue la golfista Esperanza Aguirre y en 1999 le sucede Mariano Rajoy, que es tan peculiar en su manera de hacer deporte como en la de gobernar.
Hasta el mes pasado, Iñigo Méndez de Vigo limitaba su actividad deportiva a la visita de palcos de estadios de fútbol. Pertenece a otro tipo de élite, es barón de Claret y su padre fue teniente coronel y ayudante de Francisco Franco. Esto sería un buen Tweet y para nada antideportivo.

Pero es el número 17 lo que Iñigo y Màxim tienen en común. Cuando era estudiante Méndez de Vigo fue uno de los 17 alumnos de la Universidad Complutense que enviaron una carta al ministro Robles Piquer, donde se defendía el uso de la violencia de la extrema derecha como legítima defensa.

La actualidad me sirve para rizar el rizo aún más, ya que ahora sabemos que Màxim Huerta “el Breve” fue condenado a regularizar su estado fiscal y a pagar una multa a la Agencia Tributaria en el año 17 de nuestro actual siglo.

Es, simplemente, la poesía de los números.

 

Tags:

  • Pepe Vera

    Artista y profesor de fotografía en la Escuela de Arte Pancho Lasso de Lanzarote. Técnico Superior en Fotografía y Diseño Artístico. Tras estudiar trabaja varios años como fotógrafo de prensa, publicando en varios semanarios insulares. Como fotógrafo independiente colabora en varios medios nacionales, agencias y revistas especializadas en fotografía. Su obra ha sido expuesta en numerosas ocasiones en distintos espacios de Canarias, Madrid, Bruselas, Azores y Madeira y figura en las colecciones del Museo Internacional de Arte Contemporáneo (MIAC) de Arrecife de Lanzarote, en la Colección Artística del Ayuntamiento de Tías en la misma isla, en el Museu de Angra do Heroismo de Azores en Portugal y en el Centro de Fotografía Isla de Tenerife y , Museo El Quijote en el Mundo, Tenerife. Museo Quevedos del Instituto Quevedo del humor de Alcalá de Henares.

  • Mostrar comentarios (0)

Your email address will not be published. Required fields are marked *

comment *

  • name *

  • email *

  • website *

15 + 12 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ads

Te puede interesar

Pepe Vera, Lentillas caídas, Ilustración, corrupción

Fe

¿Cuántos corruptos más necesita este país? ¿Por qué dejar nuestro futuro en esas manos ...

Recordatorio

Recordatorio Lentillas caídas Puede ser una paradoja que exista un delincuente que haya plantado ...

 Primum non nocere

No se cumplió el documento de últimas voluntades de mi madre, sino que además, ...

Palestina, Israel, Franja de Gaza, masacre

Israel/Palestina: la asimetría de poder

Los dramáticos acontecimientos que se suceden estos días en la Franja de Gaza, más ...

Cataluña, Independencia de Cataluña, Referéndum1-O, Nicolás Melini

Las cosas se consiguen cuando ya no se desean

Así que la consulta es solo una excusa, un macGuffin, la zanahoria. Sirve como ...

¡TA-CHÁN!

Rajoy ha sido capaz de crear legiones de nuevos independentistas a la vez que ...