Tiébélé, Aridane Martín, Música, Vibráfono

Las armonías de Tiébélé

Entrevista a Aridane Martín, percusionista

Aridane Martín (Las Palmas de Gran Canaria, 1989) regresa a casa. Deja a un lado los edificios y el ajetreo de la ciudad de Barcelona para continuar cosiendo y esgrimiendo sus proyectos. Después de haber participado en diversos festivales –como el festival Smoke, jazz and drink, el Festival Internacional de Música de Barcelona o el Festival de Jazz de Barcelona-, el músico grancanario se prepara para las próximas ediciones del Festival de Jazz Otoño de las Palmas de Gran Canaria o en el Festival Internacional de Saxofón y Jazz de Teror.

Mientras, mima a Tiébélé, su primer disco, a través de las láminas doradas del vibráfono que reverbera en el patio. Las baquetas se deslizan y Aridane nada con la melodía y los ojos cerrados. Hace surgir de entre sus dedos las notas que lo acompañarán durante este arduo viaje en el que se convierten los proyectos primigenios.

***

Aridane Martín, Tiébélé, vibráfono

¿Por qué decidiste especializarte en el vibráfono?

Estudié en un principio percusión clásica, lo cual engloba a todos los instrumentos de percusión. Entonces, llegado el momento, me di cuenta de que lo que mejor se me daba y con lo que más disfrutaba, era con los instrumentos de láminas y, buscando una formación especializada en vibráfono y marimba, vi que en España no existía como tal. Así que estuve viajando. Fui a Portugal, a París, recibiendo clases de diferentes profesores y, llegado el momento, decidí volver a España para tomar la única posibilidad que tenía de estudiar láminas estudiando la carrera de Vibráfono Jazz en el conservatorio Liceu de Barcelona.

¿Y un género como el jazz qué te da?

La capacidad y la libertad de componer tu propia música, de comenzar un proyecto desde cero y que sea totalmente tuyo. Es la diferencia con el clásico, en el que generalmente todo lo que tocas ya ha sido interpretado.

¿En qué medida se mezclan la técnica y la emoción durante el proceso de creación?

Las dos cosas son muy importantes. No hay que despreciar la técnica, porque al fin y al cabo es el medio para poder tocar lo que hay en tu cabeza. Es decir, la música no es solo emoción. Primero hay un estudio, y muy duro, de muchas horas de cabina, y luego ya están tus gustos, tus influencias y la creatividad en sí.

Tiébélé, Aridane Martín, vibráfono

Ahora mismo estás embarcado en la promoción de tu nuevo proyecto musical: Tiébélé. ¿Cuál es su significado?

Tiébélé es un pueblito de África en el que cada familia pinta su casa por fuera en forma de mosaicos. Vi un documental que me pareció muy interesante. Trataba acerca de una señora que había decidido, en su casa, como algo particular dentro de la ya particularidad del pueblo, que cada franja de su casa pertenecería a una generación de su familia. Me pareció muy bonito, me hizo reflexionar mucho acerca del arte y la humanidad y me inspiró.

¿Y en qué momento nació Tiébélé?

Desde que empecé la carrera de vibráfono siempre me ha interesado mucho componer y he ido recopilando lo que más me ha gustado de todo mi trabajo. Siempre le he dado muchas vueltas, han cambiado mucho desde el principio a ahora. Aproveché mi estancia en el Conservatorio Liceu para explotar la posibilidad de los temas tocándolos en tantos formatos diferentes como fuera posible. Probar y probar, hasta que un día encuentras lo que quieres.

¿Qué significa para ti?

Es el trabajo de toda mi vida. Es personal, están todos mis esfuerzos ahí, mucho esfuerzo, mucho tiempo y mucho dinero, ahora estoy al cien por cien con ello. Tiébélé es una parte muy importante de mí.

Tiébélé, Aridane Martín, vibráfono

En la impronta del creador suelen quedar rastros de los que le han influido. ¿Quiénes son tus referentes?

Sobre todo los profesores que he tenido en Barcelona como Marc Miralta y Llibert Fortuny, de los que he aprendido muchísimo,  Ivan Herranz, gran percusionista catalán que me ayudó mucho en mi llegada a Barcelona o José María Llopis, mi primer profesor en Las Palmas, a quien le tengo mucho cariño.

Te has rodeado de músicos de la talla de Elisabet Raspall y Jon Robles. ¿Cómo definirías el diálogo que se establece entre ambas partes: la del compositor e intérprete?  

Me llevé una sorpresa muy grata con los dos porque ambos aportaron mucho a las composiciones. Estoy muy agradecido y orgulloso de que sean parte de Tiébélé. Elisabet y Jon son músicos de primer nivel y muy buenos profesores de distintas escuelas de Barcelona y, quieras o no, siempre es un lujo poder contar con ellos.

Has decidido contar con la colaboración de los artistas canarios Mireia Tramunt y Felo Monzón Benítez para el diseño de las portadas de tu disco. Es, tal y como decías en tu descripción, el producto de tres artistas canarios. ¿Crees que estamos ante una puesta a punto de una nueva ola cultural canaria?

Creo que la cultura grancanaria está muy estancada y, de hecho, creo que no se hace lo suficiente por mostrar el trabajo de la gente canaria que vuelve después de formarse. Muchos nos hemos ido por no tener oportunidades y al volver seguimos igual, por lo que no estoy nada de acuerdo con lo que me acabas de comentar. Muchas veces el circuito de música moderna está copado por gente con poca formación o ninguna, cuando muchos músicos canarios hemos hecho esfuerzos inhumanos por poder cursar los mejores estudios en grandes conservatorios y a la hora de volver el circuito ya está más que cerrado. Es una situación muy difícil de cambiar. Por mi parte intento sobretodo seguir estudiando y no perder la esperanza.

 ¿Te has sentido respaldado por las diferentes instituciones a lo largo de tu carrera?

Cero. Nunca he tenido ninguna beca del gobierno o cabildo, ni apoyo por parte del Conservatorio de Las Palmas… He tenido oportunidades muy grandes, y me duele decir que sean de fuera. He estado recibiendo clases en diferentes conservatorios de Francia, he sido parte de Juventudes Musicales de Cataluña (nunca de Canarias) y actualmente soy artista de la marca de baquetas Mike Balter (Chicago, EEUU.).

Tiébélé, Aridane Martín, vibráfono

Tal vez todavía es necesario salir a la Península para ser (re)conocido.

Si, todavía…

Para llevar a término este proyecto has necesito 2.000 euros que has conseguido a través de la campaña de crowfunding realizada en la plataforma VK, y a partir de ahí has logrado publicar tu primer disco el pasado 4 de junio. ¿Cuáles son las sensaciones que te llevas de esta incursión digital?

Ha sido algo increíble. El apoyo por parte, no solo de gente conocida, sino de gente que no conocía. El apoyo de mucha gente de Tenerife me ha sorprendido y me ha llegado al corazón. También el de personas que no conoces de nada, que pone dinero, confía en el proyecto y que dice «venga, para adelante». Tengo muchas ganas de estrenar el disco tanto en Tenerife como en Gran Canaria para agradecérselo a todos los que han hecho posible Tiébélé. Aprovecharemos para hacer una gira, ya tenemos tres o cuatro fechas cerradas, aunque ahora estamos en un momento difícil, ¿qué te voy a contar? Pero sí, lo vamos a poner todo en positivo.

En tu página de Facebook has anunciado que has sido esponsorizado por el fabricante de baquetas de láminas Mike Balter, ¿qué supone?

Es un paso más para ser alguien en la escena jazzística de España o a nivel mundial, ya que compartes sitio con algunos de los grandes vibrafonistas a nivel mundial. El trato es muy bueno, y espero que sigamos muchos años más con Mike.

Previsiblemente, este año se convertirá en la canción del verano Despacito, de Luis Fonsi. ¿Cómo se compite contra eso? Es más, ¿cómo le haces entender a un adolescente que merece la pena que escuche Tiébélé?

Yo no voy a tratar de convencer a nadie. Intento ser realista, y una cosa que me gustaría es que la gente que escucha mi música lo haga porque… Les gusta cocinar con música, ir a correr con música, que haya alguien a quien le apetezca, de verdad. No quiero ni forzarlo ni invertir dinero en hacer una comercialización masiva. Simplemente gente que pueda estar paseando, que le cuadre ir a un concierto, que se interese, algo que ya me ha pasado, y por eso estoy contento. No busco nada irreal. Solamente hacer un tipo de música con la que yo esté a gusto y que eso llegue a la gente que llegue, y ya está.

Tiébélé, Aridane Martín, vibráfono

El pasado 11 de junio se celebró el primer concierto del Ensemble Salvaje en el Auditorio Alfredo Kraus, del que formaste parte. ¿Cómo surgió la colaboración?

Lo dirige David Quevedo, y lo estrenamos en formato grande con unos 60 músicos. Lo pasamos realmente genial. Participó Jorge Pardo, y otros músicos destacados de la escena nacional de jazz. Necesitaron un especialista en vibráfono, y ahora mismo soy el único aquí en Gran Canaria. Estoy muy agradecido de que David haya contado conmigo.

A raíz de ese evento, se escribió una crónica que reflexionaba que «si un pueblo no estima necesario pagar 15 euros para sus creadores y artistas, así como que no les parece bien que las administraciones públicas inviertan en cultura, ¿qué legado cultural nos va a quedar?». ¿Qué opinión te suscita?

Lo que tengo claro es que no pueden existir los conciertos sin caché. Creo que lo que está fastidiando la cultura en Canarias es la taquilla inversa, conciertos mal pagados, todo esto no hace más que bajar el nivel, porque los músicos que de verdad tocan no van a acceder a eso. Llegará un momento en que estropeará lo que es la música en directo. Los conciertos al aire libre tienen cosas buenas y cosas malas. Cosas buenas: que mucha gente está escuchando música activamente y están yendo a conciertos como pasa con la Ruta Playa Viva. Cosas malas: que la gente se está acostumbrando a ir a conciertos sin pagar. Es muy complicado encontrar un punto medio. ¿Cuál sería? Creo que sería hacer conciertos de más calidad para que la gente realmente se lo piense. Bueno, aunque actualmente es muy difícil, las asociaciones de músicos tienen que colaborar con los ayuntamientos para que de alguna manera se llegue a un equilibrio.

¿Qué escena de tu vida desearías plasmar en las láminas del vibráfono?

Cualquier escena que represente un momento feliz con mi familia.

Tiébélé, vibráfono, Aridane Martín

***

 

Tiébélé
Vídeo musical de Aridane Martín Quartet interpretando ‘Tiébélé’ [SGAE 15840233] del álbum ‘Tiébélé’ Auto-produced 2017. Músicos: Jon Robles | Tenor y Saxo Soprano (Invitado Especial) Vibráfono | Aridane Martín Guitarra | Octavio Hernández Bass | Pedro Campos Batería | Jose Benítez Violín 1 | Sinead Cormican Violín 2 | Ismael Cabaleiro Viola | Elena Martínez Chelo | Carla Peña Video | Dennis García Aridane Martín y las armonías de Tiébélé

Fotografías de Manu Navarro

Tags:

  • Mostrar comentarios (0)

Your email address will not be published. Required fields are marked *

comment *

  • name *

  • email *

  • website *

12 − 10 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ads

Te puede interesar

Martín Caparrós, Nómadas, Casa África, Periodismo, Rodolfo WalshMartín Caparrós, Nómadas, Casa África, Periodismo, Rodolfo Walsh

«Sin la duda, todo se transforma en un ritual religioso»

Lo único válido, la actitud que a mí me gusta en general en la ...

estibadores, estiba, Puerto de la Luz y de Las Palmas,

I. R. : «Comencé con amenazas y me jubilaré con amenazas»

¿Qué solicitábamos? Pues algo que está en el derecho nacional: que nos subrogaran a ...

General Balmes, golpe de Estado, Franco, Segunda República

«Franco planificó el asesinato del General Balmes»

Todo hace pensar que Balmes no quería sublevarse. Entonces Franco, hombre expeditivo, calculador y ...

Pedro Juan Gutierrez

La certeza de Pedro Juan Gutiérrez

Casi a sus setenta años, Pedro Juan Gutiérrez no pasa de moda. Hace décadas ...

José Víctor Martínez Gil, Francisco Garzón Céspedes, narradores orales escénicos, contar cuentos

«Contar cuentos oralmente alimenta la capacidad de amar»

Contar cuentos oralmente es la experiencia que revela la condición humana de ser sociales ...