Manuel Nuez Yánez

Carpintero

Manuel Nuez Yánez – 66 – Carpintero retirado

«Con 13 años di los primeros pasos en esta profesión con mi hermano, que en paz descanse. En aquella época nosotros no disponíamos de máquinas, teníamos que llevar la madera al hombro a un taller en el pueblo para que nos la prepararan y después terminarla a mano porque nosotros no teníamos luz. Eran otros tiempos. De nuestro taller salieron muchos muebles, sobre todo para gente de Teror que hacía la temporada de los tomates en el sur de la isla y les daban cuarterías* vacías. Así aprendí, haciendo mesitas de noche, camas, etc.

Tras esa época como artesano me fui a una fábrica de muebles en Las Palmas y allí fue donde me formé industrialmente. Después de 15 años la fábrica cambió de dueños, así que volví a trabajar en Teror. Me especialicé en tornería, tenía muchos encargos y casi todos los carpinteros de la zona me traían aquí el material. Había 23 carpinterías, en cada barrio había un carpintero, en El Faro, El Palmar, Barrio del Pino, Las Rosadas, etc. Teror junto con Gáldar, eran los sitios donde más había.
La carpintería es peligrosa, al igual que otras profesiones. Las máquinas muerden y soplan, como los ratones (risas). En un despiste bobo, una fresadora para molduras cogió un nudo de la madera y saltó, quitándomela de las manos. Ni noté que me cortó los dedos de la mano izquierda, me quedé con la mano como dormida y echando sangre.
Cuando hace calor, la madera se eriza, no puedes estar acariciándola porque las astillas van directas a los dedos, hay que agarrarla y no pasar las manos por encima de ella, son como agujas.
A las herramientas que he hecho les guardo especial cariño, los cepillos que están encima de la mesa los hice yo cuando era joven. Antes nos hacíamos nosotros mismos todo, la sierra de San José, gramiles, escuadras, etc.
También he hecho algún instrumento: laúdes, guitarras, timples. Cuando era joven aprendí música con un señor que se llamaba Pepito que había vuelto de Venezuela, pero me casé, me puse a trabajar y dejé la guitarra medio de lado. Ahora como estoy jubilado y tengo tiempo, monté una parranda, quité las máquinas y uso la carpintería de local de ensayo. Se llama Los Álamos. Yo toco el acordeón.
Después de 50 años en la carpintería ahora me entretengo en la tierras, cuidando mis animalitos, que trabajen los que vienen detrás (risas)».

*Una cuartería es un grupo de pequeñas edificaciones destinadas a vivienda temporal, cuyas condiciones de habitabilidad y salubridad son precarias. Normalmente están dispuestas en línea, en torno a patios o huecos interiores, con formas cuadrangulares.
Las cuarterías estuvieron vinculadas en su origen a los cultivos de exportación de tomates.

Artículo que forma parte del proyecto  Islanders, cortesía de Rubén Grimón

Tags:

  • Mostrar comentarios (0)

Your email address will not be published. Required fields are marked *

comment *

  • name *

  • email *

  • website *

dos + seis =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ads

Te puede interesar

Peter Molina Andersson - XX - Fotográfo - Islanders - 7iM

Peter Molina Andersson

«Para vivir en una isla aprovecho muy poco el mar, se que esta ahí ...

Juana del Pilar Santana Falcón - 25 - Propietaria 'Casa Juana' (Moya) - 7iM

Juana del Pilar Santana Falcón

«Esto era una tienda de aceite y vinagre de antes de mis abuelos, tiene ...

Nieves Lugo, 16 milímetros de vanguardia femenina

Mientras las mujeres del pueblo lucen sus colgantes, la joya que Nieves Lugo lleva ...

David González González – 36 – Enfermero

Recuerdo que me senté en la mesa de la cocina y le dije a ...

Venezuela, Islanders, Rubén Grimón

Emma Clemente Triana – 79 – Emigrante

Con 21 años emigré a Venezuela, fui en el barco Santa María que tardó ...

Agustín Vega del Toro

«Vendía refrescos y bocadillos en el Estadio Insular, recorriendo las gradas de un lado ...