Fíjate bien - Ficciones - Fuentetaja-Las Palmas - 7iM

Fíjate bien

Fíjate bien

Macu Cebrián Martell

—Fíjate bien —te digo.

Aquí en este claustro de la Catedral de Barcelona,
me acuerdo de ti.
Parece un jardín donde juegan los niños, por la alegría que me transmiten las trece ocas
blancas en medio de las palmeras, las flores, el naranjo.
El estanque.
Y ahí estás tú.
Acabas de cumplir cuatro años y te veo llorar con amargura cuando un amiguito te
lastima.
Sin embargo, después de secarte las lágrimas, vas corriendo a buscar a ese niño.
Y eso me encanta.
Verte jugar y reír con él, me gusta mucho más.
El día de mañana, si tú haces algún daño,
fíjate bien si es a una persona que te quiere mucho
—te digo.
Y si te perdona siempre, una y otra vez,
piensa si no estará justificando el daño que le ocasionas porque te necesita,
porque tú eres lo más importante en su vida.

—Fíjate bien.

 

Lo veo, lo deduzco

(Holmes a Watson)

De Escándalo en Bohemia

Arthur Conan Doyle

Fíjate bien - Ficciones - Fuentetaja-Las Palmas - 7iM
Trece ocas / Fotografía de Juan Anaya Cebrián

Macu Cebrián Martell.  Me llamo Macu Cebrián Martell, y soy an islander, born in the Canary Islands. Desde los ocho años siento el deseo de escribir. Este texto forma parte de un proyecto que combina microrrelatos y poesía para ilustrar, en forma de marcapáginas, cada mes del calendario de 2017. Fíjate bien, en concreto, corresponde al mes de marzo. ([email protected])

Tags:

  • Mostrar comentarios (2)

  • Dulce

    Me ha encantado, tanto que se puede decir con poco!!

    • Macu

      Gracias Dulce, es precisamente lo que pretendo decir tanto con tan poco.

Your email address will not be published. Required fields are marked *

comment *

  • name *

  • email *

  • website *

14 + 6 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ads

Te puede interesar

relatos, Fuentetaja

El espejo

Todos los días a la misma hora, frente al espejo, acondiciono mi rostro para ...

No me niego, microrrelato

No me niego

Nadie me dijo que morir era primero. Que al principio todo era duelo. Que ...

El niño encadenado

¿Dónde están las cadenas? La respuesta del oráculo, al igual que la imagen proyectada ...

locutorio, Martín Parra, relatos

En el locutorio

La tesis de esta narración es más bien burda: ¿cuántos os sentís huérfanos de ...

relato, Martín Parra, muerte

Muerte de Curzio B. (I)

Muerte de Curzio B. (I) Eran esos dedos una tenaza de gran precisión. Empezamos ...

Repulsa de sonajero

Aquella niña no era una niña cualquiera. El lugar que en el corazón de ...