La aventura editorial de Ediciones Remotas

«No hay peor editor que un autor, hay demasiados vínculos emocionales con el proyecto»

Entrevista a Mario Ferrer y Rubén Acosta, responsables de Ediciones Remotas

Mario Ferrer es licenciado y doctor en Periodismo e Historia del Arte. Como investigador, se ha especializado en campos relacionados con la cultura y la comunicación contemporánea. Además de haber pubicado varios libros científios y de divulgación, desarrolla su labor profesional como periodista, comisario expositivo y experto en repositorios patrimoniales digitales.

Rubén Acosta es licenciado en Comunicación Audiovisual y ha realizado Másteres en Fotografía e Ingeniería Cultural. Comparte su actividad de fotógrafo comercial con la fotografía artística y la gestión de proyectos culturales. Ha expuesto en eventos como PhotoEspaña, Art Lisboa y Madridfoto, y su obra forma parte de colecciones de museos nacionales.

En 2012 decidieron unir sus conocimientos y experiencias para crear una pequeña editorial en Lanzarote. Ediciones Remotas nació con el objetivo de dar visibilidad a proyectos que dieran a conocer el patrimonio medioambiental, histórico y cultural de la isla, además de que pudiera servir para lanzar nuevos proyectos artísticos y literarios.

 

Mario Ferrer y Rubén Acosta, responsables de Ediciones Remotas.

***

Las cabezas visibles de la editorial son ustedes dos, ¿cómo se distribuyen el trabajo?

En unos inicios sí que asumíamos todas las funciones, incluso la distribución, pero poco a poco hemos ido delegando áreas para centrarnos en la edición. En estos momentos contamos con Reyes en las labores administrativas y comerciales, y un amplio equipo de colaboradores: correctores, traductores, diseñadores, ilustradores, fotógrafos, etc. Intentamos involucrarnos ambos en la edición completa de cada uno de los libros, aunque por nuestra formación, Mario asume más la dirección de los contenidos literarios y Rubén la dirección de los contenidos gráficos.

Dicen que estamos en tiempos muy complicados para la edición de libros, y a ustedes, además, se les ocurre hacerlo en un sitio remoto —desde el punto de vista de los considerados como grandes centros culturales— ¿qué los llevó a ello?

Principalmente por la escasez de publicaciones de calidad en donde vivimos, Lanzarote. Vimos que recibimos más de 2,5 millones de turistas al año, principalmente de dos países donde los ratios de lecturas son muy altos, como son Inglaterra y Alemania, y sin embargo el abanico de publicaciones era limitado. Creíamos que podíamos crear un catálogo diverso, de interés para el residente así como para el que nos visita. Nos inspira mucho esta cita de Marcel Proust «El verdadero acto del descubrimiento no consiste en salir a buscar nuevas tierras, sino en aprender a ver la vieja tierra con nuevos ojos».

¿Vieron negocio en esta aventura desde el principio o se trataba de otra cosa?

A corto plazo no veíamos un rendimiento inmediato, pero sí a medio y largo plazo con la creación de catálogo amplio.

Ambos tienen una amplia experiencia en el ámbito cultural, artístico y científico, ¿tenían también experiencia como empresarios?

Somos autónomos ambos desde hace años y te toca asumir ser “director en general” de tu empresa unipersonal. No ha sido un paso difícil pasar a una pequeña empresa, al contrario. Tener la agilidad de un autónomo para la resolución de problemas nos ha ayudado.

Colaboran con varias empresas privadas e instituciones públicas, ¿cómo funciona su modelo de negocio?

Contamos principalmente con que los libros sean interesantes para el público en general y que con las ventas podamos ir recuperando costes. También invitamos a instituciones o empresas privadas a participar con la compra de ejemplares, esta ayuda es importante para ambas partes. Hacer una publicación supone una fuerte inversión de tiempo y de dinero, y en ocasiones las instituciones no cuentan con ello para hacerlo posible, pero sí para ayudar con una parte para que se llevé a cabo. Con empresas privadas valoramos enormemente su implicación con la cultura y su responsabilidad social corporativa asociándose a proyectos que encajen en su línea.

La editorial comenzó focalizada en la difusión de la cultura, historia y paisajes de la isla de Lanzarote, pero no quedó ahí.

Tras varias publicaciones decidimos ampliar el abanico territorial y en la actualidad trabajamos contenidos para todas Canarias. Empezamos desde lo más remoto, porque sin planificarlo hicimos una trilogía de publicaciones sobre los islotes menores: La Graciosa, Alegranza o Isla de Lobos. En estos momentos trabajamos en varias colecciones que implican a todas las islas Canarias y algunos proyectos fotográficos de alcance nacional.

Portada del libro “Isla de Lobos. Naturaleza e Historia”, de Ignacio Romero

Han publicado unas interesantes guías de la isla en cuatro idiomas, ¿qué recibimiento han temido entre el público foráneo?

Contamos con Lanzarote y el vino, paisaje y cultura, escrito por nosotros dos, y Lanzarote, guía de senderismo, de Ignacio Romero, en español, inglés, alemán y francés. Ambos se han convertido en imprescindibles para los que visitan la isla. Estamos muy orgullosos de comprobar mes a mes cómo se vende en todos los idiomas, a veces más en los foráneos que en español. Contamos con una red de distribución atípica para una editorial al uso, y es que además de librerías, estamos presentes en los principales centros turísticos de la isla. Eso facilita llegar al público que nos visita.

Se publica mucho en este país y también se lee mucho, pero parece que no precisamente libros. ¿Han encontrado ustedes su público?

Creo que nuestro público es muy heterogéneo en cuanto a gustos, como lo somos nosotros. Un rasgo común es el interés en nuestro patrimonio y el afán por la interpretación de lo que nos rodea. Desde la historia, el medioambiente, la cultura e incluso la ficción, lo común en nuestros títulos está marcado por lo geográfico.

Cuéntenme qué otros tipos de libros componen su catálogo.

Nuestros títulos se dividen en varias áreas y colecciones. Contamos con una colección denominada Crónicas Remotas, que contienen títulos como Prehistoría de Lanzarote y La isla de Alegranza, ambos de Agustín Pallarés y Conexiones británicas con Lanzarote y Canarias de Larry Yaskiel. Otra línea son las guías medioambientales, que la componen títulos como Lanzarote, guía de senderismo, de Ignacio Romero; Lanzarote y el vino, paisaje y cultura, de Rubén Acosta y Mario Ferrer; Isla de Lobos, naturaleza e historia de Ignacio Romero, y un lanzamiento de 2018, Tenerife, guía de senderismo, de Juan Manuel Martínez Carmona. Tenemos una pasión con la fotografía y el arte, y hemos publicado La Graciosa, de Elza Carroza y Nick Wagner; La costa afortunada, de Rubén Acosta; No como el caos de Álvaro Sánchez-Montañés y el próximo título, Gran Canaria, cartas desde el Atlántico, de Tomás Correa, que comienza una colección ambiciosa de un fotolibro por isla que se llamará Cicerone. En narrativa de ficción tenemos El año de las cucas volonas y otros relatos, de José Ramón Betancort Mesa y El crimen de las hermanas Cruz, de Concha de Ganzo. Otros títulos son Prensa, Sociedad y Cultura en Lanzarote y Fuerteventura 1852-1936, de Mario Ferrer; Diccionario de topónimos de Lanzarote, de Agustín Pallarés y Arquitectura tradicional de Canarias, un recorrido a través del dibujo de nuestro querido Santiago Alemán. Además, de este mismo autor, estamos publicando una serie de carpetas por isla que contienen 6 láminas del autor y un texto de un experto de cada isla. Como ven el abanico es amplio.

Portada del libro fotográfico “La Graciosa”, de Elza Carroza y Nick Wagner.

Algunos de esos libros son complejos de editar, ya que incorporan fotografías, mapas, varios idiomas, etcétera, que deben encarecer la producción. ¿Les son rentables?

Nuestro modelo de negocio es complejo, pero de momento es sostenible y también es importante que esta no es nuestra única actividad. Hemos ido aprendiendo en la manera de editar los libros, asumiendo múltiples funciones y también en la manera de comercializarlos. Esperamos serlo durante mucho tiempo, y confiamos en que la ampliación del catálogo de títulos ayude a que así sea.

Y siguen apostando por el papel. ¿Tienen planes para editar libros electrónicos?

Es un tema que hemos debatido desde el inicio. Hemos ido aplazando el paso al libro electrónico por una serie de condicionantes: el carácter visual de nuestros, los altos costes de adaptación, nuestra limitación de temas al ámbito geográfico, etc. No lo descartamos para el futuro en absoluto, pero somos unos amantes del libro como objeto y los concebimos como tal, por eso el paso no es tan sencillo.

En un panorama en el que está de moda la autopublicación, ¿qué papel juega el editor?

Con la experiencia te das cuenta de que el editor es el que comunica el autor con el público. No hay peor editor que un autor, hay demasiados vínculos emocionales con el proyecto y las decisiones están condicionadas. Pueden existir autores que son unos genios en todo, pero nosotros preferimos confiar en profesionales para subir ese escalón de calidad que da confiar en especialistas en diseño, correcciones, traductores, comerciales y distribuidores. Incluso en los títulos en los que nosotros somos autores, hemos contratado un equipo externo de editores y diseñadores para darnos ese punto de vista externo y no perder la perspectiva que nos da ser los autores.

Creo que en 2015 publicaron su primer libro de relatos, El año de las cucas volonas y otros relatos, de José Ramón Betancort Mesa; y el año pasado, El crimen de las hermanas Cruz, de Cocha Ganzo. Imagino que supone un trabajo muy diferente al de editar libros de difusión cultural.

Es un alivio publicar estos libros, en cuanto a cantidad de tiempo invertido, si lo comparamos con las guías medioambientales. Son una delicia y nos gustaría seguir en esta línea de publicar historias muchas veces vinculadas con el territorio, pero con la literatura como principal guía.

Y en este contexto digital, ¿se han adaptado a las nuevas tecnologías? Creo que ofrecen algunas novedades muy interesantes en sus libros.

Aunque un libro es un planeta en sí mismo y debe funcionar como autónomo, los complementamos con recursos que ofrecen las nuevas tecnologías. En los libros de senderismo los vinculamos con la descarga de los tracks para dispositivos móviles a través de códigos QR y creamos perfiles de redes sociales específicos cuando el libro lo requiera donde completar información. Hemos estudiado diversas opciones como Apps, webs, etc. Estamos abiertos a las nuevas tecnologías y según sea el proyecto vamos decidiendo.

La distribución es un gran problema en las islas, ¿cómo lo hacen?

Tenemos una distribuidora para Lanzarote, una para el resto de Canarias y otra para títulos específicos a escala nacional. Intentamos dialogar mucho con las distribuidoras sobre el mantenimiento y la ampliación de la red de puntos de venta. En algunos casos asumimos incluso labores comerciales en busca de nuevos puntos interesantes para libros en concreto. Tanto nosotros como los autores siempre queremos estar en los máximos puntos posibles, y trabajamos con las distribuidoras y los puntos de venta para ello. Como decía, nuestra red es atípica porque no solo estamos presentes en librerías, sino en puntos de interés turístico.

¿Dónde venden, cuánto y a quién?

La red de distribución va en función de la búsqueda del público concreto para nuestro catálogo. Nuestro lector es un residente en Canarias o visitante, con intereses diversos en conocer más sobre nuestro territorio y las diversas capas históricas y culturales de las islas.

¿De dónde sacan las ideas para sus publicaciones? ¿Les llegan propuestas o buscan y encuentran?

Hay una mezcla de todo, desde proyectos que creemos que son interesantes y los iniciamos desde cero, a otros que nos llegan. Recibimos muchas propuestas, pero por desgracia no podemos publicarlas todas, a veces porque no encajan, pero otras veces por falta de tiempo necesario y de dinero para hacerlas.

Han sobrevivido seis años, ¿qué balance hacen hasta ahora?

Seguimos en ello y cada vez más profesionalizados, por lo que el balance es positivo. Seguimos con energía y con motivación, es buena señal.

¿Tienen nuevos planes para la editorial?

Ir completando títulos de las colecciones que tenemos en marcha, buscar nuevos títulos y un propósito que es eterno, mejorar la distribución.

¿Cuáles van a ser sus nuevas publicaciones?

Los títulos que tenemos a las puertas de presentar son Lanzarote, guía de senderismo de Ignacio Romero en su edición en francés, Tenerife, guía de senderismo, de Juan Manuel Martínez Carmona, y Gran Canaria, cartas desde el Atlántico de Tomás Correa. 2019 viene cargado, de lo que podemos adelantar es terminar con la edición de carpetas de láminas de Santiago Alemán por islas, con las dedicadas a Tenerife, Gran Canaria, La Palma, La Gomera y el Hierro. Pero avanzamos que 2019 será un año de evolución, con ampliación de públicos, hacia nuevos targets con publicaciones novedosas en muchos sentidos, pero sin abandonar la línea que hemos iniciado de hacer libros que nos apasionen.

Tags:

  • Revista 7iM

    Comenzamos a tramar esta locura hace un año, animados por un puñado de amigos que nos susurraban al oído que la idea era buena, que el propósito era exagerado pero fascinante, que por lo menos diéramos el paso y que luego ya veríamos; que a veces las aves milenarias se dejan ver.

  • Mostrar comentarios (0)

Your email address will not be published. Required fields are marked *

comment *

  • name *

  • email *

  • website *

diecisiete − 14 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ads

Te puede interesar

Teñir y tejer hilando historia y cultura canaria - 7 Islands Magazine

Ulrike Güse: «El hilo rojo de mi vida»

Teñir con tintes naturales y tejer hilando naturaleza, historia y cultura canaria. Cuando escuchas ...

Renta Básica, Cive Pérez,

Cive Pérez: «Con la Renta Básica Universal desaparece el “o te humillas o no comes”»

La Renta Básica Universal es un perfeccionamiento de la Declaración Universal de los Derechos ...

General Balmes, golpe de Estado, Franco, Segunda República

«Franco planificó el asesinato del General Balmes»

Todo hace pensar que Balmes no quería sublevarse. Entonces Franco, hombre expeditivo, calculador y ...

Pedro Juan Gutierrez

La certeza de Pedro Juan Gutiérrez

Casi a sus setenta años, Pedro Juan Gutiérrez no pasa de moda. Hace décadas ...

Entrevista Alexis Ravelo

Canarias en negro

Si Eladio Monroy se acercara hasta el bar Casablanca a tomar su café y ...