nacencia, identidad, Literatura

¿Compromiso o nacencia?

A mí, que no soy nada, pero una manchita de la que te cercioras en el momento señalado (o sea, una promesa de incertidumbre, atiende, pronto), me cachondean muchas cosas.

Esto no va dirigido a ti, atiéndeme; tranquilo.

Es una puesta en claro, nada más. De pareceres y del enredo por la observancia del idioma, esa dama atardecida y reventona que tan hondas alcobas naufraga; a ver dónde colocamos la siguiente coma.

O no sólo.

También hemos tenido unos días de solivianto a propósito del anonimato, al que por aquí terminamos reconociendo a la mesa, asunto: champán, asunto hasta el final juntos.

Y si nos animamos al alegato es porque de todo desmán nos sentimos hermanos, deudores, aprendices, por aquí, insisto.

Nosotros los primeros.

Me cachondea la vida literaria en cifras, el éxito de un día paseado hasta su obsolescencia, el asistente malbaratado a talleres de escritura. En según qué antojo romántico, o aptitudes de bronce, también me noto frío. Me conozco de nada, de pronto, paladeando una liquirizia (o regaliz, con zeta), continúo las ideas de embargo.

Continuar es una menta fácil, entre exentos.

Pero si me cachondea es por cuanto tiene todo de ficción consciente, de espacio reglado, “lectura-especatáculo”, asegúrese el encuadre. Ficción siempre estética, qué otra cosa queda hoy (el elitismo al alcance de todos, la pauta posmoderna), ya disueltas las identidades.

Porque la identidad, sí, es cosa a jubilar y será estética o no será. Lo está siendo. Ya. Desde hace tiempo cada cual ha jugado sus cartas.

Ocurre, sin embargo, que no todo tiene por qué ser malo. En su infinito pragmatismo, un andamiaje de la vida, digamos, “estético”, permitirá una mayor movilidad entre desencantados, desertores, chaqueteros, de todos los colores a unas y otras trincheras, siendo el compromiso y fidelidad al cambio lo que mayormente cuente, y no la nacencia.

Así cuantas veces se quiera.

¡Viva el cachondeo!

Tags:

  • Nació en Madrid en 1986. En otra vida, hoy borrosa, se licenció en Historia y tuvo dos hijas, probó la fiebre y paseó barrios portuarios. Ha publicado las novelas Un insólito día para Silvestre Mendo (Araña Editorial, 2013) y Epitafio para Heilipus (Queimada Ediciones, 2015), así como el ensayo Licaón o Guía ontológica para los muy emo (Araña Editorial, 2013), el poemario Corruptia: aforismos desde la trinchera (Queimada Ediciones, 2014) y la colección de relatos Bloggerías (Corona Borealis, 2016). Su última publicación se trata de la novela Camille. Viñeta amorosa (Queimada ediciones, 2017).

  • Mostrar comentarios (0)

Your email address will not be published. Required fields are marked *

comment *

  • name *

  • email *

  • website *

12 − 7 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ads

Te puede interesar

Agatha Christie y los Berrazales 7 Islands Magazine

La espera de Agatha Christie

Las paredes vacías, sus personajes, tan exitosos en el papel, la acompañan en su ...

Algunas notas sobre la victoria de Pedro Sánchez

Lo importante es que se ha visto obligado por las circunstancias a asumir un ...

educación

Solo quiero bailar

«Pinten niños, hagan música o el ridículo bailando o cantando aunque no se les ...

Todos estúpidos

Se me ocurrió dudar de la eficacia de los bloques de anuncios televisivos para ...

Olor a pies

Un súper-héroe no puede salvar el “Mundo Libre” entero en un solo día. Hay ...

Nueva York, New York

Nueva York, nuestra extraña ciudad

Nueva York es delirio y encaje, es ambiente y soledad, es exceso de todo, ...