Romería del Pino, 8 de Septiembre

5 cosas que puedes pedir a la Virgen del Pino

Todo gira alrededor del misterio. Lo es la fe para los que no la tenemos; el hecho en sí de la maternidad de las diferentes y variadas vírgenes —aunque lo hayan explicado tantas veces—; el que una de ellas sea patrona y las demás secundarias, la jerarquía; la devoción y la tradición.

Hay algo admirable en el esfuerzo por conservar ciertas tradiciones: trajes de otros tiempos que han pasado a ser galas de fiesta; la ofrenda de viandas a una imagen de madera; el transporte de personas y objetos en carros tirados por animales; los cánticos y los poemas, sobre todo los de los niños, ya tan devotos. Todo muy civilizado y nada exagerado en comparación con lo que sucede en otros lugares, esas romerías en las que los creyentes se flagelan hasta sangrar o hacen el recorrido de rodillas hasta la Virgen por solicitar un favor, por agradecer un milagro.

Aquí la movilización social, política, mediática y hasta deportiva es considerable y ejemplar, porque la patrona se preocupa hasta por el equipo de fútbol local. La plantilla de técnicos y jugadores le ofrecen flores —eso es todo— y, a cambio, le piden permanecer un año más en primera, que nadie se lesione, cosas de esas. En definitiva, se trata de un intercambio de bienes en el que se ofrece poco y se pide mucho: lo normal tratándose de fútbol y de religión.

Algunos representantes políticos suelen hacer un esfuerzo extra —no se sabe si por devoción sincera o simple protocolo— y se visten con trajes tradicionales en muestra de respeto o de sacrificio. Ignoramos si habrá una partida presupuestaria para flores y trajes, pero el hecho de que participen en ese acto de recogimiento, estremece. Porque es admirable que, aunque no sean creyentes, realicen ese ejercicio de aproximación al prójimo político, que consideren la romería como un evento de representación de la identidad canaria y sus valores, que eso también emociona, aunque no sepamos muy bien cuáles son.

Ayer nos contaba un taxista que hoy se tomará el día libre: «Muchos bajan de amanecida, borrachos y colocados. Yo me quedo en casa, que los lleven otros». Es la parte lúdica de la fe, la única que recordamos haber compartido. Es aceptada por el Obispo, las autoridades, los feligreses y los habitantes del pueblo como parte de la tradición, y convive con el rezo sincero por los desfavorecidos, por los que tienen menos y recibirán los alimentos ofrendados a través de Cáritas, por los que están enfermos o no tienen trabajo. Unos piden rezando y otros bailando, es un curioso ejemplo de vertebración de la sociedad canaria, al menos, conmovedor, escalofriante.

Así que, como todos podemos ser partícipes en este día tan señalado, te proponemos cinco cosas que le puedes pedir a la Virgen del Pino y que igual desconoces que puede cumplir:

  1. Que, por Dios, conserve la tradición y que considere la opción de la (e)Romería.
  2. Que realice un milagro en esta tierra, al menos uno.
  3. Que se deje de hacer bromas con los autónomos y haga por aplicar el artículo 14 del capítulo II de la Constitución.
  4. Que nos perdone por las palabras y los gestos sacrílegos.
  5. Y que, por lo más sagrado, la UD siga en primera.

Y si es mucho pedir, que al menos San Google tenga a bien considerar este artículo como un acto de fe.

 

Tags:

  • Mostrar comentarios (0)

Your email address will not be published. Required fields are marked *

comment *

  • name *

  • email *

  • website *

9 + 4 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ads

Te puede interesar

2017, lo que no ocurrió, noticias

Algunas cosas que no fueron noticia en 2017…

Algunas cosas que no fueron noticia en 2017 y que, probablemente, tampoco lo serán ...

Reportaje no autorizado

Este no es el reportaje que hubiéramos querido publicar. Nos hubiera gustado incluir todas ...

Referéndum de Cataluña 1-0, 1 de Octubre

Crónica de un referéndum anunciado

A tres días de la convocatoria del referéndum sólo quedan escenarios intangibles en los ...

Sentencia la manada, violación

«No es abuso, es violación»

«No es abuso, es violación» Aunque parezca extraño, para que un hombre no se ...