CIE, Canarias, Derechos Humanos

Entrevista a María Nebot

Consejera de Igualdad y Participación Ciudadana en el Cabildo de Gran Canaria

Imagina que llevas tres semanas embarcado en una travesía cuyo fin desconoces. Imagina, por un momento, que lo que te distingue del resto de las personas que corretean libremente a tu alrededor es, única y exclusivamente, tu pasaporte. Y, por último, imagina que abandonas todo lo que tienes, todo cuanto has conocido, para, inexplicablemente, llegar a tu destino y encerrarte contra tu voluntad.

María Jesús Nebot Cabrera, consejera de Igualdad y Participación Ciudadana, decidió dar un paso al frente el 28 de junio de 2017 al plantear ante la asamblea del Cabildo de Gran Canaria una resolución acerca del cierre del Centro de Internamiento de Extranjeros —CIE— de Barranco Seco. Un signo de compromiso político y humanitario que se suma a las diversas manifestaciones que se han llevado a cabo desde colectivos como la Plataforma Canarias Libre de CIE. Un rayo de luz sobre el futuro de estas instituciones públicas o, por lo menos, sobre el comienzo de un diálogo político-social.

***

Señora Nebot, ¿desde cuándo conocía la problemática de los Centros de Internamiento de Extranjeros?

Yo, particularmente, la conozco desde hace tiempo porque provengo de los movimientos sociales. He estado cercana, sobre todo desde el movimiento feminista. Al trabajar con personas que han estado con migrantes, y demás. Vengo del mundo de lo social.

¿Qué opinión le merecen?

Antes de responder con rotundidad a la pregunta, me gustaría enmarcarla. Hay que tener en cuenta por qué defendemos el cierre de los CIE, qué son y qué significan. Para empezar, son establecimientos públicos. Entonces, como establecimiento público, las instituciones tienen el deber y la obligación de ocuparse de lo que haya en ellos, así como de su funcionamiento. Dependen del Ministerio de Interior y se crearon con la idea de albergar a personas que, supuestamente, están en situación irregular… Y esta cuestión también tiene bastante enjundia: las causas por las que una persona pueda estar en una situación irregular en cualquier sitio del mundo.

Se abrieron para que estuvieran ingresadas esas personas por un período máximo de 60 días, pero la Unión Europea está intentando que este período máximo se amplíe a 180, nada menos. Tremendo… Luego, habría que hablar sobre las condiciones en las que están estas personas dentro de los CIE. Para empezar, son lugares donde se restringe la libertad: no pueden entrar y salir cuando lo necesiten, o simplemente cuando quieran. Son centros —lo comento para que se vea la realidad en la que los enmarcamos— que fueron concebidos y creados en el año 85, ¿cuánto tiempo ha pasado?

El edificio de Barranco Seco data de la época franquista…

Ahí voy. Hay que tener en cuenta que en su interior se albergan personas, personas con nombre y apellido, cuya mayoría lleva a sus espaldas mucho sufrimiento y dolor. Porque hemos de tener presente que nadie abandona su lugar de nacimiento, el país donde vive, su cultura, si no es por necesidad. Los CIE se hicieron en el año 1985 al calor de la Ley de Extranjería, la cual fue respondida por los movimientos de solidaridad de aquella época debido a que supone un uso desproporcionado y un abuso del internamiento de estas personas. ¿Y por qué estamos en contra?

¿Por qué?

Porque en Canarias tenemos dos centros, uno aquí, en Barranco Seco, y el otro en Tenerife, en Hoya Fría. Porque son centros donde se priva de la libertad a las personas que están en su interior, pero es que además en esos centros se produce una violación constante de los Derechos Humanos más elementales: hay una gran escasez de servicios que son básicos, como los sanitarios o de traducción del idioma cuando no se maneja el español.

También se ha comentado, a través de distintas plataformas feministas, que no se identifican bien a las mujeres que son víctimas de trata.

No se identifican. Ni a las víctimas de trata, ni a las mujeres y menores que vienen con problemas de violencia machista porque, además, no está recogido como motivo de estatus de refugiado, una cuestión que está pendiente para el pacto de Estado contra la violencia machista. Por otra parte, se dificulta la entrada a los CIE de las organizaciones sociales. Es más, a mí misma, no por ser mayor entidad que nadie, he ido a visitar Barranco Seco y no se me ha permitido la entrada.

¿Y como voluntaria de una ONG?

Podía si previamente hubiese dado mi nombre y conocimiento previo a las autoridades que estaban allí. No fui en este caso como miembro de una ONG, sino como consejera y vicepresidenta segunda del Cabildo, y no se me dejó entrar. Solo dejaron entrar a quienes estaban en el listado, miembros de ONG.

¿Y qué razones le dieron?

Las que te estoy dando. El señor que estaba en la puerta, que no tenía responsabilidades al respecto, seguía órdenes directas y eran estas, y no se podía conseguir nada más. Aparte de las distintas violaciones de los DDHH que he comentado, encima incumplen el propio reglamento interno que tienen de funcionamiento en los CIE. Hay un escrito del propio Ministerio de Interior del 23 de septiembre de 2015, que lo constata, donde se admite ese incumplimiento. Dice que este ha sido debido a «las necesidades económicas, presupuestarias y de personal que exige». Se asegura en ese escrito que si se cumpliera el régimen interior habría que cerrar todos los CIE porque se están incumpliendo estos requerimientos. Las condiciones de vida que se dan en los CIE, al margen del tema de la solidaridad —que es un tema muy serio—, son muy duras, infrahumanas. Y se han producido muertes en el seno de los CIE que habría que esclarecer. He encontrado tres muertes en Cataluña y una en el CIE de Madrid. Son muertes que, lastimosamente, se dice que son de “tres personas”, pero esas personas tienen nombre y apellidos. Deja que te lo lea, son: Mohamed Abagui, Idrissa Diallo, Arais Manukyan y Samba Martine. Quería leer sus nombres porque representan a personas de carne y hueso.

¿Y con la resolución del Cabildo de Gran Canaria se pretende que esto no siga ocurriendo?

Nosotros somos conscientes de que el Cabildo no tiene competencias directas, pero con esta resolución queríamos instar al Ministerio de Interior —de quien dependen estas competencias— y al Gobierno de España al cierre de los CIE.

¿Qué apoyo recibieron en la resolución realizada? ¿Y qué respuesta obtuvieron del Ministerio de Interior?

La resolución se aprobó, con la abstención del Partido Popular. Y hasta ahora, por parte del Ministerio, no se me ha trasladado ninguna respuesta al respecto.

¿Y han emprendido alguna otra acción para la mejora de los CIE durante este tiempo?

Sí, es más, próximamente nos reuniremos con las personas que son parte de la plataforma Canarias Libre de CIE y con presidencia del Cabildo para ver si desde la institución podemos hacer algo más de lo que estamos realizando y contribuir en deshacer esta indecencia humana. Algo que, en realidad, no solo, no nos honra, porque, ya digo, es algo indecente, y lo es para un país que se dice democrático y defiende los DDHH. Con esto quiero recordar que el Gobierno de España se responsabilizó de dar acogida a 17.337 personas [refugiados sirios]. El plazo para realizarla expira justamente el 26 de este mes. Y a día de hoy, son sólo 1.980 personas a las que se la han dado acogida.

Estamos, además, pasando por una situación —vamos a decirlo así— de penuria mundial. Al margen de la hambruna que siguen padeciendo personas aquí, a nuestro lado, en el continente africano, hay una situación de descalabro en países como Siria. Sabemos lo mal que lo están pasando las personas de la zona de Oriente Medio, y lo que estamos recibiendo por parte del Gobierno de España es un desentendimiento del dolor, del sufrimiento que tienen estas personas, y a la primera de cambio, de manera tendenciosa, una condena a todo lo que signifique, en este caso, ser musulmán y todo lo que tenga que ver con ello.

Entonces, las autoridades insulares, tanto Cabildo como Ayuntamiento, se tienen que erigir en respuesta a ese inmovilismo del Gobierno.

Efectivamente. Creo que tendríamos que exigir a la Delegación del Gobierno su implicación.

Entiendo que cuenta con el apoyo de Antonio Morales, presidente del Cabildo de Gran Canaria, ¿y con Augusto Hidalgo, alcalde de Las Palmas de Gran Canaria?

Se podría estudiar una colaboración, sin lugar a dudas. Por parte del Cabildo, estoy convencida de que es así. Se propiciará. Eso es lo que va a contribuir a que pueda haber una mejora de estas condiciones. Desde luego, sería una coordinación como la que tenemos en otros ámbitos, ya que hay cordialidad y pleno entendimiento con la alcaldía de Las Palmas de Gran Canaria.

¿Y qué plan de acción plantearían para la mejora del CIE de Barranco Seco?

Ahora mismo desconozco las condiciones, que sabremos a través de las diferentes ONG con las que se pondrá en contacto el Cabildo. Pero pasará por la dotación de medios para que la infraestructura sea más digna. Creo que a cualquier persona hay que tratarla con dignidad porque es lo que nos impregna humanidad, lo decía ya el ilustrado Kant. La dignidad como algo que atraviesa la condición humana. Y cuando obviamos esa dignidad, violamos lo que hay de humano en ese trato. Por lo que en esas reuniones se pedirán reformas como la libre circulación, el servicio de traductores, la mejora de la atención sanitaria y demás. Es más, tengo que decir que hay personas que dignifican la condición humana, como las que forman la plataforma [Canarias Libre de CIE], así como los profesionales que se ofrecen de forma altruista a colaborar con ellos.

A través de las campañas publicitarias se dan a conocer diferentes iniciativas, por lo tanto, y desde el Cabildo, ¿no cabría la posibilidad de concienciar a la sociedad canaria de lo que ocurre con los CIE, es más, para que sepan que hay uno en su isla?

En primer lugar, hay un movimiento social detrás que es en lo que ha devenido todo esto. Y por parte del Cabildo no podemos ni debemos suplantar a ese movimiento social que hay detrás. Con esto quiero decir que ese movimiento debe tener todo el protagonismo, porque son ellos quienes han estado trabajando desde el principio, a través de las diferentes ONG, con personas migrantes y refugiados. Pero todo lo que nos pidan que hagamos desde el Cabildo para concienciar, para educar, para dar a conocer que existen los CIE, y que aquí tenemos a personas refugiadas, lo haremos. Ya por nuestra parte, hemos hecho una cosa, creo que importante, que de alguna manera nos enorgullece: el acondicionamiento durante este año del edificio de San Antonio —propiedad del Cabildo—, frente a la plaza de Santo Domingo, para dar cabida a aquellas personas que el Gobierno de España se comprometió a recibir. Nosotros dijimos que en Canarias, en concreto en Gran Canaria, estábamos dispuestos a habilitar camas y espacios con condiciones dignas para recibir a estas personas, y así lo hemos hecho.

¿Se podría habilitar de esa misma forma el CIE?

Eso lo tendríamos que negociar con el Ministerio de Interior. Yo no sé en estos momentos si el Ministerio estaría dispuesto a ello o no. Sí adelanto que en la política que está llevando a cabo el Ministerio no ha habido concesión de autonomía para la gestión de estos CIE en ninguna comunidad autónoma. Podríamos encontrarnos con un escollo, pero aseguro que los compromisos que vayamos a adquirir en el Cabildo se cumplirán. Nos preocupamos con este tema, así como en aquellos relacionados con cooperación y solidaridad. A este grupo de gobierno, de marcado tinte progresista, le preocupan las condiciones de vida de estas personas, y más cuando están en una situación muy vulnerable, como puede ser el tema de la trata.

Y siguiendo con esta línea, ¿existe alguna iniciativa con el Cabildo de Tenerife con respecto al CIE de Hoya Fría? Debido a que este, teniendo una mejor infraestructura, es donde llevan a los migrantes que se encuentran en el CIE de Barranco Seco.

A nivel de Cabildo no. Aunque estamos a la expectativa de qué nos pedirán las diferentes asociaciones, y si nos piden que desde el Cabildo de Gran Canaria tomemos la iniciativa para contactar con el Cabildo de Tenerife para poder intervenir las dos instituciones en cuanto a los CIE que hay en Canarias, adelanto que no habrá ninguna dificultad por parte nuestra.

A raíz de lo que comentaba antes del complejo de San Antonio, sucede algo muy curioso con respecto a los internos de los CIE, y es que después de esos 60 días se quedan en un limbo jurídico y tienen que esperar luego un período de dos a cinco años para tramitar el permiso de trabajo. ¿Se podría considerar este tipo de centros para la acogida de estas personas que se han quedado en una situación irregular?

Podría ser. Ahora mismo esas camas están cubiertas, pero eso no es óbice para que se pueda poner sobre la mesa este tipo de necesidades. No sabemos si resultaría competencia del Cabildo…

Al fin y al cabo ya se encuentran en la sociedad grancanaria cuando salen del CIE…

Y están aquí en la isla. Entiendo que se podría y se debería, pero desconozco si la legalidad nos lo permite. Si nos lo permitiera, creo que sería una cuestión que se podría hablar desde las asociaciones. Están en ese limbo. Y con lo que cuesta conseguir trabajo a día de hoy, más si se está en una supuesta situación irregular… Son personas que están absolutamente desprotegidas.

¿Y si hubiera una confrontación con las competencias del Ministerio?

Tendríamos que estudiarlo. Veremos qué se nos pide, pero por parte del Cabildo se abrirán todas líneas de colaboración posibles.

Quedan dos años para las próximas elecciones, pero imagino que habrá un plan B si salieran del equipo de gobierno…

Hay proyectos que se pueden implementar en una legislatura y que se cierran con posterioridad. Es decir, está prevista su ejecución en un plazo determinado aunque se acabe el periodo de la legislatura. Es algo positivo porque sirve para consolidar proyectos positivos. Intentaríamos ver cómo se podría fraguar para asegurar que, por lo menos, lo que esté puesto en marcha durante esta legislatura pueda tener una continuidad, y que no se acabe en estos dos años. Porque en este tiempo que nos queda no nos va a dar tiempo de abarcarlo todo, y habrá que tener una visión a medio plazo y asegurar la ejecución de este tipo de proyectos con el que nos jugamos el bienestar de muchas personas que lo están pasando terriblemente mal.

Más que una visión política, que sea humanitaria…

Creo que van aparejadas. Porque cuando tienes una visión política basada en la justicia social, en la diversidad, la convivencia, la necesidad del respeto, y en lugar de poner fronteras, quitarlas… Cuando tú tienes esa visión política, hay junto a ella un plan humano ineludible. Lo otro, la condición humana, o solo esa vertiente, si no va acompañada de las medidas políticas, se quedaría coja. Deben ir de la mano.

Tags:

  • Mostrar comentarios (0)

Your email address will not be published. Required fields are marked *

comment *

  • name *

  • email *

  • website *

6 + dieciseis =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ads