Referéndum Barcelona, Referéndum Barcelona, Referéndum, 1 de Octubre, Referéndum catalán

48 horas para el referéndum

Desde Cataluña con independencia

48 horas para el reféredum

Barcelona, 28 de septiembre de 2017.

Desde el aire todo parece tranquilo. Abajo, en uno de los últimos muelles de la parte industrial del puerto, se puede divisar el crucero que alberga a la policía enviada desde toda España. Ya son 10.000 efectivos a la espera. Piolín, Silvestre y el Coyote están ahora tapados por unas lonas translúcidas. La multinacional propietaria de los derechos de imagen de los personajes no quiere que los involucren en este espectáculo.

Al aterrizar y recorrer la pista hacia la terminal, un avión destaca de entre los demás. El logo de los morros y la lengua diseñado por John Pasche, delata que los Rolling Stones aún están en Barcelona mientras 16.000 estudiantes se manifiestan a favor del referéndum. El mismo día que el gobierno requisa más papeletas para el 1-O.

***

Referéndum Barcelona, Referéndum 1 de Octubre, referéndum catalán

La Cerveseria Navia del barrio de Born luce sobre el neón de su fachada una bandera con el logo del . Es el único elemento que desentona del ambiente habitual. En la terraza, un grupo de turistas charla en inglés sobre barbacoas, trabajo y chicas. Unas mesas más allá, Luis lee en La Vanguardia, el ejemplar del establecimiento, las penúltimas noticias sobre el referéndum.

Recuerdo que ya en el colegio había niños con ese sentimiento de independencia y rechazo a España. Eso no es de ahora, viene de muy atrás.

Sus padres son de Soria y de Ciudad Real, pero él nació en Barcelona, tiene 30 años y ahora está en paro. Cuenta que le gusta la prensa en papel porque es algo que no se debe perder, y que, a pesar de hablar el catalán, prefiere leer en castellano. Cuando le pregunto por el independentismo sonríe de forma irónica y nos dice que hoy hay dos tipos: el de toda la vida y el nuevo de los motivos económicos, el de España nos roba. Como muchos otros en Cataluña, en su entorno más cercano hay gente que prefiere seguir en España y otros que está decididos a vivir en una país independiente.

El imponer la fuerza, lo que hace el gobierno central, solo va a dar como fruto más ganas de votar. Yo no soy independentista, pero quiero votar, no sé aún en qué sentido lo haré, pero quiero ejercer mi derecho a decidir.

***

Carlos es ecuatoriano, pero llegó a Barcelona hace 15 años y aquí nació su hijo, que ya tiene 13 y que el define como ecuatoriano-español. Trabaja de diez a once horas como camarero en la cervecería, pero dice que para eso vino, a trabajar, y que eso no lo asusta.

Siempre fui bien recibido aquí, pero esto del separatismo yo no lo veo bien. No es que no me importe, sino que para mí lo importante es el trabajo y mi familia, y hacer las cosas bien.

Un cliente comienza a importunar a un par de chicas de una de las mesas y Carlos se acerca a pedirle amablemente que las deje tranquilas. Al volver me explica que estás cosas pasan de vez en cuando: alguien que no quiere pagar, otro que molesta, nada grave. Confiesa que, a pesar de estar bien aquí, su ilusión es volver a Ecuador. Lo único que los ata, a él ya su mujer, es su hijo.

Mi hijo es la excusa para quedarnos, él es de aquí… mira, y yo tengo ya la nacionalidad española, pero la verdad es que no me he parado a pensar qué pasaría si hubiera una Cataluña independiente, ¿la perdería?

***

Lo que quiere Justa Martínez es independizarse de los dos fascismos: del español y del catalán. Lo cuenta en la puerta de la sede de la CNT en Barcelona, donde acaba de asistir a una reunión.

Referéndum Barcelona, Referéndum 1 de Octubre, referéndum catalán

—El español ya sabemos quienes lo componen, y el catalán son los de Convergencia y los de Ezquerra, que de izquierda solo tiene el nombre. Ambos manipulan al pueblo catalán prometiéndole cosas que no pueden cumplir. Y, además, no nos olvidemos de que cualquier tipo de nacionalismo es fascista.

Justa es funcionaria de la administración pública y confiesa que a veces se avergüenza al decirlo. No es militante de la CNT, pero sí es de tradición anarquista y comenzó militando en las Juventudes Libertarias. Está convencida de que la solución ya está pactada por los dos grandes partidos de España y Cataluña, PP y PdCat respectivamente.

—Esto se arregla con dinero y ahora solo están actuando, pero seguro que ya tienen un acuerdo. Ya viene de muy atrás, de cuando los acuerdos con Pujol, que es lo que ha hecho que ahora estemos en esta situación.

Esta misma mañana ha visto el vídeo de la campaña Hispanofobia en el que, entre otros, interviene Rufián hablando de los no catalanes.

—Su padre era miembro del Partido Comunista de Santa Coloma y a quien conozco. Yo no puedo creer que tenga el hijo que tiene, porque Rufián representa al fascio catalán. Yo tengo la mala costumbre de leer, hay que leer historia para comprender. Y tuve la suerte de escuchar y aprender de los mayores que vivieron la guerra y la posguerra. Como demócrata estoy de acuerdo en que hay que tocar la Constitución, que nació fallida, y que los españoles puedan decidir qué quieren ser en referéndum, para todo, para decidir qué queremos ser antes que españoles y para cualquier otra ley, pero si tiene que temblar alguien, que sean los políticos, no los ciudadanos. Eso es democracia, no lo que hacen ellos.

***

Hace ya horas que acabó la manifestación de estudiantes y María, Sergi, Marc, Albert, Elia, Françesc y Alex reparten aún papeletas a favor del referéndum en Plaza Universidad. Todos son universitarios y están totalmente convencidos de que ya no hay marcha atrás. Junto a cierta ingenuidad propia de su edad, llama la atención su convencimiento, la energía y claridad de su discurso, el respeto y la calma con el que explican su propósito de crear un país nuevo y mejor. Sergi:

—Catalán es cualquiera que se sienta así. Este país está formado por personas de muchos lugares. Lo que queremos es reivindicar nuestros derechos y lo que nos pertenece como humanos.

¿Qué derechos son esos?

—El derecho a la autodeterminación… pero primero queremos votar, y si se vota, queremos ser independientes.

Françesc interviene para aclarar:

—Y si la mayoría no opta por la independencia, entonces nos iremos a nuestras casas. Eso sería democracia.

Referéndum Barcelona, Referéndum 1 de Octubre, referéndum catalán

Insisten en el carácter pacífico de sus manifestaciones y acciones —a primera vista, nada hace pensar lo contrario—, y que lo importante es la democracia. María explica que tiene amigas que quieren votar que no.

—Yo les digo que vale, pero que vayan a votar, que el Referéndum no es independencia, sino derecho a decidir.

¿Alguno se siente español?

El que responde con energía es Françesc:

—Me han obligado a dejar de sentirme español…

¿Cómo fue eso?

—Yo vibré cuando España ganó el Mundial de fútbol… me sentía muy orgulloso. Pero han pasado cinco años y en ese tiempo solo ha sido palo tras palo… Me ha obligado esa gente cantando ¡A por ellos! a dejar de sentirme español.

¿Creen que son representativos del resto de España?

Explican todos a una que no, que saben que no es así, pero que hay una parte, y el gobierno se comportan como si fuera parte de ellos. Marc sentencia:

Sabemos que hay españoles demócratas que apoyan nuestro derecho a votar, lo que pasa es que, después de intentar dialogar tantas veces, ya no nos queda más opción ante tanta represión y medidas judiciales.

¿Se sienten representados por los que están manejando el procés?

—[María] Yo no me siento representada por los de Convergencia, que solo miran por los ricos, ni por los de la CUP, que me parecen muy radicales. Yo soy de clase obrera y estoy más cercana a Ezquerra.

—[Sergi] Pero ahora ni importan esas diferencias, solo importa defender la democracia y nuestros derechos. Puede que nosotros no vivamos mejor, pero seguro que nuestros hijos sí.

—[Françesc] Creemos en nuestro proyecto de crear un país mejor, porque ellos nos han demostrado que ellos [España] son incapaces de hacerlo.

Les deseo suerte. En la Universidad de Barcelona continúan encerrados algunos de sus compañeros. Ellos se van a casa porque, según cuentan, puede que mañana acuerden ocupar los colegios electorales.

***

Son las 6.30 del viernes 29 de septiembre. A la Estación de Francia comienzan a llegar los más madrugadores y la Cervecería Navia se llena de parroquianos. En la televisión aparecen Rajoy y Puigdemont. Nadie parece hacer caso a las noticias. Solo dos hombres, apoyados en la barra, con sendos cafés, miran de reojo al televisor. Uno de ellos comenta:

—Roban y roban..

Tags:

  • Gustavo Gil

    Las Palmas de G.C. 1965. Se licenció en Ciencias de la Información en Madrid y estudió cine en los EE.UU. y Cuba. Ha trabajado varios años como realizador y dirige la productora Conspiradores entre Madrid y Las Palmas de G.C. Cada vez tiene menos cosas y más proyectos. El último es la revista 7iM, de la que es codirector. Por lo demás, se encuentra bien, intentando trabajar lo menos posible.

  • Mostrar comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *

comment *

  • name *

  • email *

  • website *

Diez + 6 =

Ads

Te puede interesar

El mapa cinematográfico de los Derechos Humanos

Además de conocer a gente muy interesante, formarme un amplio panorama de la situación ...

Juan Canino, la Prensa en rojo - Analógico - 7 Islands Magazine

Juan Canino, la Prensa en rojo

La gasolinera, el cruce, los críos adormecidos camino del instituto o de las guarderías ...

L’Institut del Teatre, referéndum

Cuando ocupar no es una elección

L’Institut del Teatre no deja de programar y programar, la clave, según ellos, para ...