Hygee, Lagom… Platanoom

Resulta curioso observar como el hecho tecnológico, en el periplo evolutivo humano, ha condicionado los márgenes naturales de la propia evolución. El descubrimiento del fuego y el desarrollo de la tecnología necesaria para crearlo y conservarlo posibilitaron el primer cambio de paradigma humano, quizás el más importante de los habidos.
Hasta ese momento se trataba de buscar, cazar, protegerse y sobrevivir. El fuego lo cambió todo. Cocinar los alimentos modificó nuestra fisionomía, aparato digestivo, dentadura… y lo más importante, ¡nuestro cerebro!
Sin embargo, tuvo otra consecuencia colateral: tiempo para el ocio. El fuego posibilitó emplear menos tiempo para ingerir las calorías necesarias, y más tiempo para relaciones sociales entorno al calor: posibilitar un lenguaje, intercambiar conocimiento… y crear.

Y seguimos evolucionando. No obstante, pareciera que esa misma revolución tecnológica que nos ha llevado hasta esta otra en la que nos encontramos inmersos, nos ha escatimado ese ocio que ganamos hace milenios. El tiempo se ha encarecido mucho. Trabajamos más para ganar lo mismo; y una excesiva hiperconexión: smartphones, televisión, redes sociales etc., nos deja poco margen para el ocio, la reflexión o las relaciones. Como expresa Jonathan Crary, autor de libro 24/7 Capitalismo tardío y el fin del sueño, [Editorial Arial]: Un entorno (de conexión) 24/7  tiene la apariencia de un mundo social, pero en realidad es un modelo no social de conducta maquinal y una suspensión del acto de vivir que encubre el coste humano exigido para sostener su efectividad. (El País 25/Mayo/2015)

Es por ello que no sorprende el auge de las nuevas filosofías de vida en toda Europa. Ayer me etiquetaban en Facebook desde Düsseldorf unos amigos. Querían compartir las instantáneas de un momento HYGGE en sus vidas, una exportación danesa de su receta de la Felicidad, respaldada por su condición de país más feliz del mundo. Los ingredientes son pocos y sencillos: buscar un momento adecuado del día, un lugar cómodo, encender unas velas y reunirte con familia o amigos de forma relajada, cenar y charlar.

Y detrás llegan empujando los innovadores y competitivos suecos con su propuesta LAGOM, que consiste básicamente en vivir con la medida justa, no solo no consumir más de lo que necesitas, sino intentar ser feliz con lo que tienes, pero sin renuncias; que el trabajo no sea dueño de tu vida.

Sin embargo, ninguna de estas tendencias, verdaderos out fit de vida, me resultan realmente novedosas. En nuestra tierra tenemos el concepto de aplatanao, en adelante PLATANOOM; palabra que algunos usan con el sentido peyorativo de indolente o inactivo desde una visión exógena. Solo el haber pasado tiempo en esta tierra puede hacer cambiar el sentido (peyorativo) de la palabra. Es una cuestión de cadencia del tiempo, cierta calma para las cosas. Trabajar duro, sí; pero encontrar también tiempo para otras cosas. No somos una tierra rica y casi siempre se ha vivido con lo justo. En cuanto a las relaciones personales, somos campeones de fogatas en la playa o una chuletada para charlar y reír a las primeras de cambio, momento Platanoom!!… A mi amigo Oliver Z. siempre le sorprende esa capacidad que tenemos para organizar una fiesta o una comida en cuestión de horas, cuando estos innovadores de más al norte necesitan semanas para quedar para un café.

En fin, nada nuevo bajo el sol, desde aquella innovación de nuestros ancestros hace milenios. Nada… salvo el deseo de no perder ese tiempo que necesitamos para reflexionar, para crecer… para vivir.

Tags:

  • Mostrar comentarios (0)

Your email address will not be published. Required fields are marked *

comment *

  • name *

  • email *

  • website *

tres × 1 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ads

Te puede interesar

King Kong IV

La Andalucía Film Commission está pensando en Cádiz como escenario para la cuarta entrega ...

Todos estúpidos

Se me ocurrió dudar de la eficacia de los bloques de anuncios televisivos para ...

La vaina

La vaina que cubre el tendón del Estado sigue inflamada. La continuada pinza catalana ...

Señorita de 40

SEÑORITA DE 40 Lentillas caídas Ya cumplidos los cuarenta la “señorita Democracia” se jacta ...

Màxim Huertas, Pedro Sánchez, Julen Lopetegui, 17

La poesía de los números

Los antecesores del Sr. Huerta no eran precisamente deportistas de élite, incluso algunos de ...