Graziani

Los Paisajes Lunares de Yolanda Graziani y la papa de 1 millón de dólares

Graziani, Abosch
Kevin Abosch, “Papa nº 345″, 2010.

Esta fotografía del reconocido fotógrafo irlandés Kevin Abosch, famoso por sus retratos de celebrities, ha alcanzado un valor de un millón de dólares en el mercado. Más del doble de lo que se cotizan sus obras habituales. El empresario europeo que adquirió esta Papa nº 345 (2010) la encontró fascinante y sobresaliente frente a las demás cuando la vio en casa del artista en París. Existen otras dos copias de la misma en distintos formatos.

Abosch explicaba que utiliza la papa «para el estudio ontológico de la experiencia humana». Según declaraciones del artista: «Veo similitudes entre los humanos y las papas, las cuales hablan de nuestra relación como individuos dentro de una especie colectiva. En general, la vida de una papa cosechada es violenta y es dada por sentado».

Más sorprendente aún para nosotros son las similitudes plásticas que existen entre esta obra pictórica de Yolanda Graziani, artista canaria de origen italiano, y la rompedora obra del joven irlandés. Los Paisajes Lunares de Graziani se dan entre 1964 y 1970, años en los que la artista del pincel realizó una serie de cuadros inspirados en nuestro satélite como reflejo de su visión mística del entorno, característico de su trabajo. Lejos de la mirada melancólica del artista, que se fija en la Luna como elemento inspirador de connotaciones oníricas, la artista se traslada directamente a ella para ofrecernos una perspectiva tremendamente próxima y casi tangible.

Graziani
Yolanda Graziani. Paisaje lunar I, 1964.

La calidad y efecto son extraordinarios. Obras que inexplicablemente han caído en el olvido, hasta más de 50 años después, esperando a que un mecenas con buen ojo fije su atención en ella, si tiene la ocasión de visitar el estudio de la pintora. El que no dudó en hacerlo fue, sin embargo, el director de la Red de Estaciones espaciales de la Nasa, seguidoras del Proyecto Apolo que llevó al hombre a la Luna, Mr. H. William Wood. El norteamericano había ido a Gran Canaria a visitar la estación espacial de Maspalomas coincidiendo con la celebración de la exposición de Graziani sobre el cosmos, que obtuvo gran resonancia en su momento.

El director de la Red de Estaciones espaciales de la Nasa, Mr. H. William Wood, con la artista en su estudio el 2 de agosto de 1968.

Al ver uno de sus catálogos con la obra reciente de la pintora, éste quedó impresionado y pidió ir a conocer personalmente a la artista y su obra en su estudio de Las Palmas. A su juicio, los cuadros de Yolanda traducían con asombroso realismo «el extraño e indefinible mundo de color que reflejan las fotografías de la Luna. Un mundo de color ambiguo, amortiguado, espectral, y casi inexistente. Un anticolor».

Tags:

  • Mostrar comentarios (0)

Your email address will not be published. Required fields are marked *

comment *

  • name *

  • email *

  • website *

dieciocho + uno =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ads

Te puede interesar

Pedro Navaja, Rubén Blades, salsa, Bertolt Brecht

Sorpresas te da la vida

Pedro Navaja podría no haber muerto de un disparo y tampoco la prostituta Josefina ...

La crisis de la socialdemocracia en perspectiva

En la actualidad estamos asistiendo atónitos al derrumbe del modelo social europeo nacido de ...

ZETRA - Days of Hope - 7 Islands Magazine

ZETRA – Days of Hope

Siempre había creído que no existió un movimiento pacifista en Yugoslavia, que ese concierto ...

Soy Cuba, historia del cine

Soy Cuba, la Revolución según Kalatózov

Es la historia de un experimento fabuloso, extraño entonces y ahora, una obra maestra ...

Lula da Silva, Brasil, prisión

La condena

El expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, ha entrado en la cárcel... ...

Historia del Tatuaje

Provocación bajo la piel

Nada dura, nada permanece. Sin embargo, se produce una extraña paradoja. Cada día más ...