delmolinistas

Delmolinistas y otros náufragos del bigmac

Se ve que algunos, y reconocidos, no satisfechos con lo que encuentran cada mañana frente al espejo o a su lado en la cama, imparten larga la docencia de feriante: todo es humo y feliz confusión, hasta que remiten los gritos y al gusano loco lo silencia el tintineo de hielos.

Es así que, terribles de apacibilidad, entran en fuego y las dentelladas aturden como una zarzuela o copla señaladas. Según. Han cedido jurisdicción y se encuentran cual toros embolaos, fuera de los límites de su ferralla (coches de choque o “cultural” de algún periódico importante), y ya se hunda el mundo que el umbral sensorial se les estrecha sólo a lo ancho de la cintura (muchas de ellas cuidadas de bigmac, o espeto de parruchas). O sea que no hay más plano que el que su experiencia encaja, y si la panorámica incorpora otras imágenes, estas son de peor lámina.

Organizadores de ocio, bronces del ajedrez patrio, ajenos a descuideros.

Y hete aquí que, en business desde la última derrota, entramos, ya digo, los descuideros.

Chato: Quienes cedían sus likes o “vale para 1 viaje” de pronto se apagan a los ritmos beat de King África y a algún pantalón apretado, y esto es difícil de asumir; ¡a ti, que tantas encuestas encabezas! La edad no influye en realidad en el asombro de frustraciones; cualquiera tiene a ojo a una mujer ajena, y la satisfacción de muerte y resurrección de su certeza marital.

Pero los del ajedrez patrio: la mayoría ostenta la titularidad de alguna columna, y desde tales cotas de entropía actúan: solo que la medida de desorden, calibrada desde el cómodo algodón de unos cuantos euros, no es garantía de novela del siglo.

Delmolinistas (por ejemplo): chupadme un pie. Las palabras, como las mujeres, cuentan pas de titularidad.

Una y mil veces, troll o gnomo o licenciado vidriera (llámame equis), te gagué a la hembra. Lo mismo que la columnita. Palabra.

Tags:

  • Mostrar comentarios (0)

Your email address will not be published. Required fields are marked *

comment *

  • name *

  • email *

  • website *

1 × 3 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ads

Te puede interesar

Nueva York, New York

Nueva York, nuestra extraña ciudad

Nueva York es delirio y encaje, es ambiente y soledad, es exceso de todo, ...

¿Patrimonio Arqueológico y turismo? Parte I

Patrimonio Arqueológico y Turismo. Según las estadísticas del Patronato de Turismo de Gran Canaria, ...

humor

Doctor, pierdo humor

Y mis vapores se aceleran al mismo tiempo que mi humor se va colando ...

Jerusalén, José Abu-Tarbush, Palestina

Jerusalén: ruptura del statu quo

La decisión de la administración Trump parece destinada a completar ese sueño colonial y ...

nacencia, identidad, Literatura

¿Compromiso o nacencia?

Porque la identidad, sí, es cosa a jubilar y será estética o no será. ...

Código de referencia

Algún aficionado a las tramas conspirativas quizás dijera que ese grupo tramaba algo oscuro, ...