Cartel del Festivalito de La Palma 2016

Festivalito de La Palma, en otra estrella

Estamos acostumbrados a festivales de cine con alfombras rojas y “estrellas” de carne y hueso paseándose en trajes de alta costura, tacones imposibles, o lo último, con los pies descalzos para aprovechar esos escasos metros y reclamar la atención sobre una determinada causa. Muy bien, de todo tiene que haber. Sin embargo, si nos imagináramos a las estrellas, las de verdad, los astros luminosos que solo vemos cuando apagamos las luces de la hegemonía del hombre, siendo las protagonistas de un festival de cine, como por arte de magia iniciamos un camino que es de dentro a fuera. Ese quedarnos a oscuras nos permite una reflexión con uno mismo y con el universo. Ese festival de cine no es imaginación nuestra, existe, se trata del Festivalito de La Palma o Festivalito de las Estrellas. En este festival de cine los protagonistas son el público, cineastas, directores, organizadores, las estrellas, todo el que sienta curiosidad por la observación empezando desde dentro y o hacia fuera. Nos invitan a caminar junto a la naturaleza, a desprendernos de ideas ya concebidas y como citan ellos en su página web a «abandonar las ropas usadas que ya tienen la forma de nuestro cuerpo, y olvidar los caminos que nos llevan a los mismos lugares» (Fernando Pessoa).

Y es que un festival que es capaz de reunir en las mismas coordenadas espacio temporales al maestro espiritual budista Dhiravamsa para impartir un Taller de Consciencia Plena y a un productor y director de cine como Lloyd Kaufman, cuyo trabajo más reconocido lleva por título El vengador tóxico (1984), debe tener algo especial, de experimentación sin complejos que quién sabe a dónde los llevará.

Dhiravamsa y Lloyd Kaufman. Fotografía de Héctor Lorenzo.
Dhiravamsa y Lloyd Kaufman. Fotografía de Héctor Lorenzo.

José Víctor Fuentes, director del Festival de las Estrellas, nos cuenta cómo es esa travesía.

¿Cuál ha sido el éxito de esta edición del Festivalito La Palma?

Lo podríamos resumir en dos conceptos: convivencia y experiencia vital. Ha sido como un campamento al que ibas de pequeño y del que no querías volver nunca a casa.

El Festivalito La Palma volvió a servir de encuentro para público y artistas, para creadores y simples observadores, para ponentes y asistentes. Y todos ellos consiguieron alejarse de su rutina diaria, convivir intensamente y compartir pequeños grandes momentos del día a día.

De alguna manera, se volvió a producir algo maravilloso: los asistentes al Festivalito, tanto el público de las proyecciones, como los participantes en los talleres y en los rodajes de La Palma Rueda, vivieron una semana de convivencia que se convirtió en una experiencia vital profunda que les transformó, uniéndoles más consigo mismos, con las personas que estaban a su alrededor y de alguna manera, se concienciaron más del mundo que les rodea.

Director Festivalito de la Palma, José Víctor Fuentes
Jose Víctor Fuentes, director Festivalito de La Palma

¿Cuál crees que es el denominador común de los autores participantes en el festival?

El entusiasmo, el espíritu de camaradería, la necesidad y la ganas de convivencia, la creatividad que desprenden por cada uno de sus poros, la alegría que contagian, la búsqueda constante, las ganas de explorar territorios desconocidos para su mente y su espíritu, el ansia de vivir nuevas experiencias…

Quizás nos puedes contar un poco las sinergias del Festival para la próxima edición, qué patas hacen falta y cuáles son las que ya están caminando.

Desde la pasada edición le dimos una vuelta de tuerca a nuestra programación y la hemos encaminado a crear un festival multidisciplinar donde el cine es la actividad principal, pero donde también combinamos música, ciencia y actividades espirituales relacionadas con la conciencia y el crecimiento personal.

Nuestra idea es ir creando cada vez más sinergias entre todas las actividades del programa para que se presenten como un todo y haya interconexiones entre unas y otras, de modo que para vivir realmente el espíritu del Festivalito haya que participar en cada una de ellas.

De nada vale ir a una excursión o a una comida de confraternización si luego no se participa en los rodajes de cine Xtremo. Del mismo modo, la experiencia se queda incompleta si no se asiste a los talleres vivenciales que ofrecemos o a las proyecciones que tienen lugar cada noche.

Por supuesto que puedes ir a algunas actividades sin pasar por las otras, pero te estarías perdiendo el Festivalito.

Esta unión todavía no se acaba de entender del todo, porque hay gente que no está tan acostumbrada a probar cosas diferentes o a mezclarse con gente que no conoce, o porque a lo mejor no disponen del tiempo necesario para poder asistir a todas las actividades, así que es algo en lo que tenemos que trabajar y ser creativos para conseguir fusionar todas las actividades y que se vean como una única actividad. Por esto, entre otras cosas, le hemos otorgado nuestro máximo reconocimiento, la Estrella Polar del Festivalito 2016 a Dhiravamsa, un maestro espiritual y a una cineasta independiente como Lloyd Kaufman.

En el Festivalito creemos que hay que abordar las cosas desde una perspectiva global, que aúne arte, ciencia y espiritualidad, como existía en tiempos pasados. Creemos que es algo esencial para conseguir una visión general del universo, de la humanidad y nuestro lugar en el todo y poder afrontar todos los retos a los que se enfrenta el planeta. Queremos dejar atrás esa visión cada vez más estrecha y excesivamente especializada que ha desembocado en un conocimiento actual demasiado fragmentario, y analizar las cosas desde el punto de vista de todas las áreas posibles de sabiduría y conocimiento.

Necesitamos detenernos y considerar la posibilidad de un cambio fundamental y amplio. Y aunque parezca que ya es imposible soñar, sucede todo lo contrario.  Por eso hay que llegar a entender la esencia de los auténticos problemas que dependen de un contexto indefinidamente extenso. Y por eso necesitamos dejar atrás esa visión fragmentaria y aunar sabiduría.  La respuesta no se encuentra en la acumulación de más y más conocimiento. Lo que se necesita es sabiduría. Sólo amamos lo que conocemos. Es la ausencia del saber lo que causa la mayoría de nuestros problemas más graves.

Todo esto implica buena voluntad y camaradería, como ocurre durante la semana  del Festivalito, y tal vez sacrificar algunos valores que hoy son tan queridos.

Ha llegado el momento de detenernos y observar cuidadosamente hacia dónde nos dirigimos y hacia dónde nos gustaría dirigirnos. Ha llegado el momento de una oleada creativa. Y lo que proponemos es detenernos, hacer un alto en el camino…, por lo menos durante la semana del Festivalito. Por eso nos llamamos Festival de Las Estrellas…. Porque queremos detenernos a contemplar las Estrellas, a nosotros mismos y al mundo que nos rodea.

Es algo más que un festival, tal como se puede leer en su presentación, con actividades orientadas hacia el pensamiento creativo, la salud física y la mente. ¿Por qué a través del cine?

Utilizamos el cine como una herramienta de catarsis colectiva que nos purifica emocional, corporal, mental y espiritualmente; para poder llegar así a un estado de consciencia plena sobre quiénes somos y lo que sucede a nuestro alrededor. Sólo siendo conscientes, podremos desarrollar al máximo la creatividad y el potencial que todos llevamos dentro.

Digamos que el cine es nuestra actividad principal, pero como comentaba antes también utilizamos otras herramientas o actividades como los talleres vivenciales del Festivalito Spirit y las sesiones musicales.

Hemos creado un festival en una isla en medio del Océano Atlántico, para intentar entender el universo y la relación del hombre con la naturaleza, a través de actividades relacionadas con la creatividad y la consciencia.

No me canso de repetirlo: ha llegado el momento de detenernos y observar cuidadosamente hacia dónde nos dirigimos y hacia dónde nos gustaría dirigirnos. Ha llegado el momento de una oleada creativa.

Para conseguirlo, nuestra propuesta es aunar arte y consciencia. Pretendemos arrojar luz sobre la naturaleza de la creatividad y cómo puede fomentarse en la sociedad y en la vida de cada individuo. Hay que gritar bien alto que la creatividad no es exclusiva de los artistas, y que puede y debería estar presente en todos los ámbitos de la sociedad.

A través de las actividades que proponemos en nuestro programa, queremos conocernos mejor a nosotros mismos, a las sociedades y culturas que nos rodean, y explorar los confines del universo y la relación de la hombre con la naturaleza.

En definitiva, pretendemos liberar energía creativa a través de un festival multidisciplinar lleno de actividades lúdicas. Hay mucha gente a la que le asustan todos estos temas, que tan sólo oír palabras como consciencia o espiritualidad salen corriendo…. En nuestro caso, no hay que olvidar que la palabra Festivalito viene de fiesta… Y lo que nosotros proponemos es una gran Fiesta, una manifestación popular donde siempre reina el caos creativo…

Y me gusta hacer especial hincapié en que no hablamos de caos como vulgarmente se entiende: desorden, confusión. Sino que nos referimos al caos relacionándolo con el azar, con un estado impredecible. Porque en el Festivalito no buscamos ni dar ni encontrar respuestas a ninguna de las preguntas existenciales que nos podamos plantear, simplemente tratamos de hacernos preguntas. Hay una gran diferencia… No buscamos ser maestros, tan sólo ofrecemos una serie de herramientas para que cada persona sea consciente de sus circunstancias y de las que le rodean y puedan llegar así a ser su propio maestro…

Y volviendo a tu pregunta, a lo largo de todos estos años, nos hemos dado cuenta de que el cine y el resto de actividades que proponemos nos dan la posibilidad de tratar de conseguir todo esto.

Hay una gran carga de humor en las producciones, ¿es también un punto de partida original, que lo diferencia de otros festivales de cine?

Ya lo he dicho. Festivalito viene de fiesta. Y nada mejor que empezar riéndonos. Y si puede ser a carcajadas mejor. A través del humor podemos hablar de cosas muy serias. Ésa es la idea que se esconde detrás de todo.

Además, este año el humor iba unido a la transgresión y la crítica contra el sistema. Y estos elementos resultan fundamentales y maravillosos: hay que trasgredir algunas de las normas y condicionamientos culturales que se han impuesto en la sociedad para convivir, porque hay una parte del mundo que va de culo, cuesta abajo y sin frenos. Por eso creemos necesarios dar toques de atención a través de un cine que se enmarca dentro de lo bizarro y roza el esperpento. En muchas de las películas que hemos propuesto la realidad ha sido ficcionada de forma bastante exagerada y por eso lleva implícitas esas cargas de humor, pero si nos fijamos en cualquier telediario, la realidad es mucho más esperpéntica que en la ficción y no hace ninguna gracia.

Sin embargo, ahora que lo pienso, el hecho de que haya habido tanto humor en este Festivalito no ha sido algo premeditado. Salió así porque resultó, no porque lo buscásemos. En este momento, visto desde la distancia, nos parece que encaja perfectamente con la filosofía del Festivalito: hablar de temas trascendentales de una forma distendida para que así que llegue al mayor número de personas posibles. ¿A quién no le gusta reírse?

Rodar cine no suele ser precisamente una actividad muy relajada, incluso en el Festivalito hay que rodar, editar y proyectar en tiempo récord. ¿Qué aporta combinar esa actividad frenética con las actividades paralelas del festival?

Hacer cine en el Festivalito es diferente a hacer cine fuera de la semana del Festivalito. Aquí no lo planteamos como un objetivo, sino como un medio para conseguir otras cosas, como ya explicaba antes.

El reto no consiste en tratar de hacer una gran película, ni siquiera en tratar de terminar una película sencilla en una semana. Desde la organización siempre decimos que para hacer cine en el Festivalito hay que olvidarse de todo lo que se ha aprendido previamente.

El verdadero reto consiste en dejarse llevar por la isla de La Palma, dejar que te pasen las horas, los días, vivir experiencias, escuchar historias, sentir, ser consciente… y luego tratar de retratar todo ese latir y todo ese volcán que de repente surge en tu interior… Y para ello  muchas veces tienes que pedir ayuda, para que otros te ayuden a dar rienda suelta a esa pulsión…. Por eso es tan necesaria la convivencia y el contacto con las otras personas…, porque una película se consigue terminar gracias a todas las personas que has conocido durante la semana del Festivalito, y gracias a la sinergia y a la energía que se desprende y se transmite a través de cada una de ellas.

Es algo complejo, pero es más sencillo de lo que a primera vista puede parecer. Si llegas al Festivalito, escuchas el lema en la Ceremonia de Inauguración, inmediatamente te vas a tu hotel, te pasas la noche sin dormir escribiendo un guión, al día siguiente buscas un equipo para que te ayude a rodar tu idea, luego la ruedas y finalmente la editas, habrás terminado una pieza audiovisual en un tiempo récord, y podrás decir que habrás ido al Festivalito, pero no podrás decir que el Festivalito ha pasado por ti. Ése no era el camino.

Y si no, fíjate en el lema de esta última edición de nuestro concurso de Cine Xtremo La Palma Rueda: O inventamos o erramos.

¿Que ofrece La Palma, las Islas, como escenario especial para un festival como este?

La Palma es un impresionante plató natural para contar todo tipo de historias. Por algo la llaman “la isla bonita”. En 45 minutos puedes pasar de la playa a la montaña, de una selva a un volcán, de una ciudad colonial a un pueblo de ensueño… Posee una luz impresionante, que realza los colores y los convierte es más vivos, casi como si hubieses puesto un filtro en postproducción.… Los amaneceres y los atardeceres son espectaculares, de sentarte un rato y coger aliento… y ya ni te cuento si te pones a contemplar la noche estrellada…

Además tenemos el tema de los incentivos fiscales, que convierten a La Palma y al resto de las islas en la región más atractiva de toda Europa.

Sinceramente, somos unos privilegiados, porque esto ocurre en muy pocos lugares del mundo..

 

Tags:

  • Mostrar comentarios (0)

Your email address will not be published. Required fields are marked *

comment *

  • name *

  • email *

  • website *

1 × 2 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ads

Te puede interesar

Andrés Santana, productor de cine

Andrés Santana, «El productor que hace cine está loco»

«El productor que hace cine está loco...pero es como una droga, una vez que ...

Entrevista a Nicolás Melini

Quien crea que, cuando veta las ideas de quienes no son dogmáticamente feministas, trabaja ...

Elio Quiroga...el que sueña

Elio Quiroga, con los que sueñan

Elio se aleja, y lo imaginamos ya inmerso en sus novelas, guiones, rodando, escribiendo ...

Co(s)tas al humor. Entrevista a Carlos Meca - 7 Islands Magazine

Co(s)tas al humor

Entrevista a Carlos Meca, director de elagitador.com En ese primer momento, en el que ...